la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 21 de septiembre de 2012

Belmonte ¿asesino en serie? / Tercio de Pinceles

"Máscara de Juan Belmonte",
óleo sobre cartón (24 x 34) de Luis López.

Belmonte ¿asesino en serie?

Tercio de Pinceles
Con algo más de 50 víctimas en su haber entre 1913 y 1931... Dejaba un periodo de enfriamiento entre crímenes, ¡todos cometidos de forma similar!... Su máscara de cordura era un porte normal, casi vulgar...Y sus víctimas tenían algo en común: ¡eran toreros!

El periodista y escritor taurino Paco Aguado (Madrid, 1964) publicó hace unos meses en el número 16 de “Cuadernos de Tauromaquia” un sugestivo ensayo con un título no menos atrayente: “Los toreros que mató Belmonte”. En él describe de manera profusamente documentada las consecuencias que tuvo en la Fiesta de la Edad de Oro y parte de la de Plata la corrida moderna impuesta por el diestro de Triana. Su toreo por primera vez basado en los brazos, canalizaba la agresividad del toro haciéndole trazar una trayectoria curva entorno a su figura. Y eso costaría la vida a muchos “imitadores”, pues en casi 20 años se presentaron a las puertas del edén celestial más toreros que en todo el siglo XIX.

Carpio (1916), Ballesteros (1917), Malla (1920), Varelito  y Granero (1922), Litri (1926), Gitanillo de Triana y Carmelo Pérez (1931)...  Interminable es la lista de los que perdieron la vida en la arena arrastrados por la ambición de llegar rápido a la cima haciendo del parón belmontista un acto de estoico dramatismo. Sin embargo, Aguado no pierde referente histórico destacando en su articulo en todo momento la corta, árida y seca  embestida del toro post-decimonónico y el estado de una medicina con escasos medios y precarias atenciones. Finalmente, el muchas veces sepultado en vida haría mala la frase que de él dijo Guerrita: “¿Belmonte?, el que quiera verlo que se de prisa”.

¿Enterrado o... enterrador?