la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 23 de septiembre de 2012

¿Y NOSOTROS QUE? / Por Giovanni Cegarra





¿Y NOSOTROS QUE?

Giovanni Cegarra
Interrogación que diariamente se hacen los toreros de Venezuela, novilleros y matadores de toros, que andan de rodaje por España, México, Perú, toreando "lo que le pongan por delante" para mantener oficio y sitio, a la espera de la codiciada oportunidad en una Feria Taurina Venezolana, de las que son prácticamente relegados por compatriotas que ya "no levantan polvo ni en su casa" y perdonen si alguno se ofende pero es la gran realidad, duela a quien le duela.

Citar nombres de quienes están en el exterior pasando "las verdes y las amargas" no es necesario porque todos en el mundo taurino venezolano saben quienes son y por supuesto, los que hacen vida empresarial taurina en Venezuela quienes siempre se escudan con argumentos ya rayados "es que no torean mucho y no llevan gente a las Plazas".

No la tienen fácil los toreros venezolanos en el exterior donde se la juegan a la cacería de un golpe de suerte para que sean tomados en cuenta en capeas, tientas, festivales, torear en Plazas de las capitales como de provincia de los países como los ya citados y cuando "pegan la lotería" por decirlo así, se fajan como los buenos y han dejado muy en alto los colores del pabellón tricolor venezolano.

Por eso ellos se preguntan ¿y nosotros qué? cuando se tiene en puertas Ferias Taurinas Venezolanas de importancia como la del Socorro en Valencia, Estado Carabobo; la de La Chinita en Maracaibo, Zulia; la de San Sebastián, Estado Táchira; la del Sol, Carnaval Taurino de América en Mérida, Estado Mérida, sin dejar atrás las ferias pueblerinas u otras que se organizan fuera del Calendario Taurino.

Sin que me quede nada por dentro, si alguien se ofende, tristes y mis disculpas, hay verdades que deben ser asumidas y aceptadas con humildad profesional porque para nadie es un secreto que en Venezuela la cantera novillera tiene algunos que deberían dar paso a la nueva generación porque su tiempo pasó y caducó, es de sabios, retirarse con orgullo, gallardía, honor profesional, a tener que forzar un retiro indigno de un profesional del toro.

Por eso los toreros venezolanos en el exterior preguntan ¿y nosotros qué?.
***
Opinión y Toros