la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 16 de septiembre de 2012

Fuenlabrada: En el adiós de Fundi, la plaza sin la Bandera / Por Juan Lamarca



Adiós de Fundi sin Bandera 


Juan Lamarca
16/09/2012.-
No se llegó a lo que cuentan de Manolete en México: "si no está la bandera de España no hago el paseíllo...." exigió el Montruo de Córdoba.



Fundi no toreaba en el extranjero, se anunció en el pueblo que le vio nacer y crecer para despedirse ante sus paisanos en esta temporada de su retirada cuyo último acto será próximamente en la plaza de Las Ventas de Madrid, y la Bandera de España no ondeaba en el mástil; entre la de aires moscovitas roja y estrellada de la CAM y la blanquiazul fuenlabreña aparecía izada en la plaza portátil la azulona salpicada de estrellas antitaurinas de la ¡Comunidad Europea! seno de intrigas contra la Fiesta Nacional. 

Baldíos fueron los esfuerzos de los peñistas para que ondeara la rojigualda, vanos los requerimientos de los toreros antes echarse al ilusionante y emotivo paseillo. Ahí estaba el buen aficionado anfitrión de los europeos con nombre de utrero justificando con sorna y repajolera gracia el cambio de la enseña nacional por el estandarte usurpador en supuesto homenaje a las peñas belgas y francesas presentes en este histórico día para la familia taurina. 

Ahí estaba un presidente del festejo que hacía oídos sordos -faltaría más- a los gritos de los espectadores cercanos que clamaban por la Bandera de España, el mismo concejal que en la celebración del pleno municipal donde se presentó una moción para que se aprobara la declaración de la Fiesta como Patrimonio Cultural e Histórico de la ciudad, pegó la ladina espantá para que no prosperara. 
A su lado, ocupando el lugar que reglamentariamente le correspondería al asesor veterinario de servicio estaba ¡como no! la Concejala de Cultura, qué ironía, la que en su día, y en vísperas de elecciones municipales, comunicó a centenares de aficionados que abarrotaban el Auditorio "Tomás y Valiente" que el Ayuntamiento había acordado la construcción de una plaza de toros en la taurinísima Fuenlabrada, cuna histórica de toreros y ganaderos. Seis años han pasado y no ha puesto ni un ladrillo. Esa fue otra de las promesas de esta heroína de las libertades  desde la cultureta progre ¡Oh libertad, cuantos crímenes se cometen en tu nombre! (Madamme Roland) 

Es lo propio de esta corporación social-comunista reducto impenitente del mermado cinturón rojo al sur de Madrid, que despreciando a la Fiesta Brava, al sentir de su pueblo, sabe aprovecharse de ello obteniendo el rédito popular. 

La fama de Fuenlabrada, la buena, se debe a los toros y a hombres como José Pedro Prados "El Fundi", hombre cabal y español naturalmente que merecía que la Bandera de España presidiera su adiós de los ruedos a su querido pueblo. La mala, todos saben de donde proviene. 

Alguien quiso remediarlo y desde el tendido de los sastres colocó la enseña nacional sobre la balconada que se elevaba sobre la placita. El Fundi tuvo su Bandera y los fuenlabreños también.

¡Enhorabuena MAESTRO!

La Bandera

El Presidente

 La Concejala al palco con el Presidente

Que no está la bandera...!

¿La ponen o no la ponen...?

El anfitrión de aficionados europeos...?


Enlace relacionado: