la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 27 de septiembre de 2012

Manuel Escribano, Importante remate de campaña.


En Olmedo este domingo y en Antequera el 20 de octubre
Importante remate de campaña del sevillano Manuel Escribano

RUBÉN DARÍO VILLAFRAZ
@rubenvillafraz
Torero de unas cualidades soberbias, quien no ha vacilado nunca en triunfar en nuestras plazas, a las que conoce sus gustos, maneras y caprichos, ese es el sevillano Manuel Escribano, diestro el cual las próximas semanas se antoja de total entrega dentro de los ruedos.

Con poco más de seis corridas toreadas, con el corte de catorce orejas y tres rabos, las últimas fechas de la campaña española sirven para reafirmar la que ha sido una temporada de inobjetables aldabonazos, que de seguro le estarán colocando en las principales plazas el próximo año. Así lo demuestras actuaciones como las conseguidas en suelo galo como Aire Sur L`Adour, Saint-Gilles y Saint Vincent de Tyrosse, además Ochavada de Archidona (Málaga), La Granja de San Ildefonso (Segovia) y Zalamea la Real (Huelva).

Como remate a esta campaña, dos tardes de toros se le avecinan de suma importancia para el rubio coleta de Gerena, como son la de este próximo domingo en la localidad vallisoletana de Olmedo, donde en corrida mixta hará el paseíllo al lado del rejoneador El rejoneador Joao Moura Jr y los sevillanos Manuel Escribano y Essau Fernández ante toros de distintas ganaderías, en la que supone Corrida Concurso, donde estarán presentes astados de los vacadas de Tornay, Juan Luis Fraile, María Gascón, Sánchez Ibargüen, Sepúlveda y Eusebio Naranjo.

Pero el festejo que más ilusión le tiene a Manuel será el de este próximo 20 de octubre en la coqueta plaza de toros de Antequera, donde protagonizará la gesta de encerrarse en solitario con seis arrogantes “tíos” de la ganadería gaditana de Lora Sangran, triunfadora en la Feria de Agosto de 2011.

Como se podrá apreciar menuda agenda de compromiso para este ambicioso torero, del que lamentablemente nuestros empresarios dejan pasar por alto tan buen momento, cuando la afición lo que pide es toreros que salgan a la plaza a justificarse los contratos tarde a tarde, ante el verdadero toro, ese que impone emoción y respeto.