la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 23 de febrero de 2016

El 'Toro nupcial' retrocede cien años en las Bodas de Isabel en Teruel




Se inició en el mes de Febrero de 1997. Desde este año se vienen sacando toros ensogados de la misma manera que en la fiesta de la Vaquilla del Ángel. La excepción es que todos los turolense van ataviados con el traje medieval, al igual que los miembros de la “Soga y Baga”. Al toro se le adorna su cabeza con claveles rojos que van colocados en la soga que rodea su testuz. En esta fiesta participa en pueblo de Teruel y sus muchos turistas que nos visitan en este fin de Semana. Siempre se celebra a mediados de mes de Febrero por San Valentín. Esta declarada Fiesta de Interés Turístico.




El toro nupcial en la Historia

Se trata de la costumbre ancestral de los ritos de boda, en los que el toro es el actor principal, en el reparto teatral mágico-genésico, cuyos efectos fecundadores parece transmitir dicho animal tras la realización de elaborados rituales.

 “Cantigas de Santa María”, del rey Alfonso X el Sabio (1221-1284)

Es obligado citar el documento literario del siglo XIII, donde se narra la costumbre del “Toro nupcial” en Extremadura, que no es otro que las famosas “Cantigas de Santa María”, del rey Alfonso X el Sabio (1221-1284). La descripción que nos interesa está contenida en la cantiga CXLIV e ilustrada por una preciosa miniatura, donde se cuenta que en una corrida de
Toros, celebrada en Plasencia, un hombre se encontraba dentro de la plaza, sin darse cuenta de que el toro iba a embestirle y un amigo suyo que estaba viendo el peligro que corría, invocó a la Virgen Santa María y según el toro iba a cornear al hombre, se desplomó al suelo y después ya se hizo manso el animal.

La Cantiga se titula “Como Santa Maria guardou de morte un ome bôo en Prazença dun touro que vera polo matar”, cuya traducción, del galaico-portugués en que fue escrita la Cantiga, dice: “Cómo Santa María salvó de la muerte a un hombre bueno de Plasencia, cuando un toro venía a matarle”.

****

Lope de Vega en su obra Peribáñez y el Comendador de Ocaña, nos describe la corrida de la boda del protagonista y de los preparativos de la misma, y de cómo los jóvenes traen el novillo más bravo que encuentran en los prados cercanos, para llevarlo hasta la casa de la novia. De esa obra es esta poesía que cantaron los músicos, por orden del comendador, y que recoge Flores Arroyuelo en su obra “Correr los toros en España”:

“El novillo de tu boda
a tu puerta me cogió;
de la vuelta que me dio
se rió la aldea toda,
y tú grave y burladora,
linda casada,
no dijiste: ¡Dios te valga!”