la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 19 de marzo de 2018

CR7, un dolor de muelas para Messi / por Juan Manuel Rodríguez



Y la situación es la siguiente: a 3 goles de Messi en la Liga, 1 gol por encima de Suárez en una de las mejores temporadas del uruguayo, y dos goles por encima de la estrella argentina del Barça en el global de la temporada. Es rotundamente falso que Cristiano haya vuelto por la sencilla razón de que nunca se fue. Sigue ahí para dolor de muelas de Messi y para rebote permanente de los sacerdotes de su falsa iglesia.

CR7, un dolor de muelas para Messi

Son tan poéticos en Italia que en La Gazzetta explican el adelantamiento goleador de Cristiano a Messi diciendo que el Real Madrid siente "el aire de la primavera". Pero los registros goleadores del crack de Madeira no son estacionales, no, qué va; en lo que se ha convertido Cristiano, lo que es el portugués, no tiene nada que ver con el primer verdor sino con su fe, su constancia y el trabajo diario. No hay día que no fiche CR7, no hay partido en que se escaquee, no hay encuentro del que se borre ni balón dividido en el que no meta con decisión la pierna, no hay centímetro del campo por el que no esté dispuesto siempre a batallar como si se tratara de la última jugada de su vida, no hay excusas ni fingimientos, no hay dolor, como decía Kung Fu. La tenacidad de Cristiano está hecha a prueba de bombas, las de aquellos que le ningunean a diario y que le miran por encima del hombro por haberse interpuesto entre Leo Messi y la gloria.

Ayer leí en Marca que alguien dijo en Onda Cero que cuando Messi aventajaba en no sé cuántos goles a CR7 y de Cristiano se decía nuevamente que el Real Madrid debía tasarlo y venderlo al mejor postor, si es que alguien quería hacerse con sus servicios, el portugués habló con sus compañeros para tranquilizarles y les dijo que en marzo se encontrarían en esta situación. 

Y la situación es la siguiente: a 3 goles de Messi en la Liga, 1 gol por encima de Suárez en una de las mejores temporadas del uruguayo, y dos goles por encima de la estrella argentina del Barça en el global de la temporada. Es rotundamente falso que Cristiano haya vuelto por la sencilla razón de que nunca se fue. Sigue ahí para dolor de muelas de Messi y para rebote permanente de los sacerdotes de su falsa iglesia.

El ansia de Cristiano por ser el mejor es el trampolín perfecto para el objetivo de su equipo esta temporada, que ya "sólo" puede ser la tercera Champions consecutiva. En eso sí tienen razón los colegas de La Gazzetta y, con la inminente llegada de la primavera, se puede decir que se altera la sangre del gran escualo, del tiburón blanco, del Rey de Reyes del fútbol mundial. Mientras el Madrid se crece y Cristiano enfurece, la Juve se deprime, pierde en el calcio ante un recién ascendido y ve cómo Chiellini cae lesionado. Son vasos comunicantes. Si otro De Burgos Bengoetxea no decide maniatarlo, no parece ahora mismo probable que, de aquí a mayo, CR7 reduzca la velocidad, que en estos momentos ya es de crucero.

 Quién sabe si hoy aún habría Liga de no haber sido por los chicos de Victoriano. Pero asesinaron a la competición, qué le vamos a hacer.