la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 25 de marzo de 2018

Trataré de explicar lo de Piqué con peras y con manzanas / por Juan Manuel Rodríguez



"Piqué lleva un mes con molestias en la rodilla. Hace dos días tenía fiebre. Y hoy juega con España un amistoso. Pero alguno seguirá dudando de su compromiso". Pues sin ir más lejos, yo mismo. Yo dudo de su compromiso, así que yo... yo soy "alguno"

Trataré de explicar lo de Piqué con peras y con manzanas

Tuit de un periobarcelonista: "Piqué lleva un mes con molestias en la rodilla. Hace dos días tenía fiebre. Y hoy juega con España un amistoso. Pero alguno seguirá dudando de su compromiso". Pues sin ir más lejos, yo mismo. Yo dudo de su compromiso, así que yo... yo soy "alguno". En vista de que de otro modo parece imposible, trataré de explicar lo de Piqué con peras y con manzanas, a ver si así tengo más suerte. Veamos: tenemos las peras de la nación española y las manzanas de la selección de fútbol de España, que, para mí y pese a dedicarme profesionalmente desde hace más de 30 años al periodismo deportivo, está varios escalones por debajo del nivel de trascendencia de la nación. Así que tenemos las peras por un lado, las de la nación, y las manzanas por el otro, las de la selección. ¿Va bien la cosa hasta ahora?

Nadie ha dudado jamás del compromiso de Piqué con las manzanas. Piqué, de hecho, adora las manzanas, no hace más que comer todo el día manzanas, las devora. Las Golden, las Royal, las Fuji, las Granny Smith, las Reineta... no hay manzana que se le resista. Gerard se tira todo el día comiendo manzanas, de hecho cultiva manzanas en su casa. Si quieres saber algo de las manzanas, pregúntale a Piqué. Sueña con manzanas. Vive para y por las manzanas. Nadie puede dudar, pues, de su compromiso con esta fruta pomácea comestible proveniente del Malus domestica, o sea manzano. Pero, sin embargo, odia las peras. No hables de peras en presencia de Piqué porque, al oír su nombre, empiezan a salirle espumarajos de la boca y a decir que aquellas personas a quienes le gustan las peras no respetan los derechos del pueblo catalán y otra serie de paridas semejantes.

Para el noventa y nueve por ciento del periodismo deportivo español lo importante son las manzanas, pero para mí lo importante son las peras. Llamadme carca. El noventa y nueve por ciento del periodismo español cree que el hecho de que Piqué se "parta" (un pelín dramático, ¿no?) la cara por la selección de estrellas de la Liga de Fútbol Profesional tiene que hacernos olvidar a todos el hecho de que haya cuestionado la calidad de la democracia española apoyando al mismo tiempo un proceso electoral inconstitucional e ilegal cuyos efectos nocivos durarán al menos otros cincuenta años. Del compromiso de Piqué con la selección, o sea con las manzanas, yo tampoco dudo, dudo de su compromiso con la nación, o sea con las peras. El fútbol es un juego, un divertimento para pasar el rato, algo poco importante en realidad. La nación, sin embargo, es cosa seria y no valen con ella los experimentos con gaseosa.