la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 26 de marzo de 2018

No tienen dignidad ni vergüenza


La alcaldesa comunista de Barcelona Ada Colau


Los mismos que, para justificar su oposición a la prisión permanente revisable, califican de revanchista y vengativa la actitud de los padres cuyos hijos fueron vilmente asesinados, son los mismos que exigen venganza por sus bisabuelos muertos en una guerra que tuvo lugar hace más de 80 años.

  • Ayer defendían que no se informara del color de la piel ni del origen dominicano de la mujer que asesinó a sangre fría a un niño español de apenas 8 años. Hoy exigen que informemos del origen y el color de la piel de un inmigrante ilegal que falleció víctima de un infarto.

No tienen dignidad ni vergüenza

AG 
Los mismos que, para justificar su oposición a la prisión permanente revisable, califican de revanchista y vengativa la actitud de los padres cuyos hijos fueron vilmente asesinados, son los mismos que exigen venganza por sus bisabuelos muertos en una guerra que tuvo lugar hace más de 80 años.

Ayer defendían que no se informara del color de la piel ni del origen dominicano de la mujer que asesinó a sangre fría a un niño español de apenas 8 años. Hoy exigen que informemos del origen y el color de la piel de un inmigrante ilegal que falleció víctima de un infarto.

Ayer insultaron a los familiares de Gabriel Cruz, Marta del Castillo, Mari Luz Cortés, Diana Quer y Sandra Palo, entre otros, pidiéndoles que no rentabilizaran la muerte de sus seres queridos. Hoy rentabilizan la muerte natural de un senegalés difundiendo el bulo de que lo asesinó la misma policía que luchó denodadamente por salvarle la vida.

Ayer nos decían que el IVA cultural destruye la industria del cine. Hoy defienden a los manteros que venden CD’s piratas.


Ayer nos decían que había que pagar más impuestos para sostener el sistema de pensiones. Hoy defienden a los manteros que desarrollan una actividad ilegal sin cotizar y sin aportar un sólo euro a las arcas públicas.

Ayer nos decían que la libertad de horarios destruye la igualdad de competencia entre centros comerciales y pequeños establecimientos. Hoy protegen a quienes venden más barato que cualquier tienda porque no pagan licencias ni rentas ni impuestos de ningún tipo.

Ayer nos decían que el comercio necesita más regulación. Hoy defienden que muchos ilegales se dediquen al comercio no regulado del top manta.

España es el país del mundo con más gente que la critica y que, al mismo tiempo, tiene menos intención de irse a vivir a cualquier otra parte. Y eso ocurre porque el totalitarismo ideológico de la izquierda no defiende ideas sino instintos primarios como el odio y la rabia contra los que no pensamos ni vivimos como ellos.