la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 19 de marzo de 2018

VALENCIA: Tarde grande de Colombo y faena para el recuerdo de Ferrera



Se lidiaron toros de Victoriano del Río, el cuarto de vuelta, para un Ferrera en plenitud que lo cuajó sin espada; oreja para un Colombo que ofreció tarde grande a pesar del palco y toreo de Marín.


 Tarde grande de Colombo y faena
 para el recuerdo de Ferrera


  • Oreja para Colombo en una última tarde de Fallas marcada por la lluvia. 

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO 
CULTORO, Lunes, 19 de marzo de 2018 
Un cartel de veteranía y juventud es el que acogía, en la tarde de este lunes de San José, la plaza de toros de Valencia para la última de la Feria de Fallas. Antonio Ferrera, Ginés Marín y Jesús Enrique Colombo -en sustitución del herido Román- hacían el paseíllo con el encierro de Victoriano del Río. 

“Bochornoso”, colorado, de 535 kilos de peso, era el primero de la tarde, también primero del lote de Antonio Ferrera, que fue ganándole terreno capote en mano conforme avanzaba la lidia. La lluvia comenzó a hacer acto de presencia cuando salió Antonio Prieto, de azul rey y oro, a picar al animal. Certera fue la primera vara, sin necesidad de que rectificase, de un toro que empujó en el peto. No banderilleó Ferrera, entrando Javier Valdeoro justificándose en el primer par ante la lidia de José Manuel Montoliú. En segundo lugar, entró Francisco Javier Sánchez Araujo. Al público fue el brindis de Antonio Ferrera. La medida justa tuvo una faena que no pasó de los cinco minutos por parte de Antonio Ferrera, que porfió con la mano derecha a un toro que iba a menos. Por ese lado llegaron los detalles de la personalidad conceptual que lleva consigo el toreo de Ferrera. Mató de estocada y fue silenciado.

“Casero”, con 522 kilos de peso, era el segundo de la tarde, de Victoriano del Río, al que Ginés Marín se puso directamente a saludar a la verónica sin probaturas iniciales. Además, tuvo garbo el remate con la media y la larga que llegó pronto al tendido. Su padre, Guillermo Marín, picó al relance en el primer puyazo al animal de Victoriano del Río, cogiéndolo en todo el sitio sin tener que rectificar y, además, aguantando el empuje del astado madrileño. Lejos se lo puso a Guillermo Marín en la segunda vara, también acertando y siendo ovacionado por la plaza. 
Variado fue el quite de Jesús Enrique Colombo al astado, con una caleserina y varias verónicas. De nueva creación intentó un quite Marín, pero el toro se lo llevó por delante en el último lance de forma aparatosa; por chicuelinas, ya repuesto, finalizó el momento. 
En toda la cara clavó el primer par Jesús Díez “Fini”, entrando en segundo lugar Manuel Izquierdo también clavando en la cara ante la lidia de Antonio Manuel Punta. Al público fue el brindis de un Marín que salió enrazado a hacerle frente al animal, exigiéndole por abajo a un toro berreón. Fue encontrando el toreo Marín a un animal que mantuvo la duración y al que exprimió por ambas manos. Por la derecha puso corazón a lo que hacía, para llegar al espectador especialmente en los remates y en los cambios de mano. Por bernadinas fue el final de trasteo, en una mescolanza de variedad y torería. Espada en mano, dejó una media en lo alto que no fue suficiente para que cayese porque la escupió. La espada emborronó todo y la lluvia también.

“Carterista” se llamaba el tercero, primero del lote de Jesús Enrique Colombo, con 510 kilos de peso, al que no pudo lucir de salida. Gustavo Martos fue el picador que actuó sobre el toro, y a punto estuvo de caer en la cara del astado en el primer encuentro por la fortaleza con la que acudió al peto. Dejándose ver, a pesar de estar el ruedo mojado, pareó Colombo. Momento de apuro en el último par, de dentro hacia afuera, en el que lo cogió sin consecuencias aparentes. 
Al público brindó Colombo su toro, comenzando faena por cambiados por la espalda, el primero de auténtico espanto. Toro que incluso sacó cierto temple de inicio y apostó el torero venezolano por la mano derecha para hilvanar un trasteo de conexión y toreo despacioso por ese lado. También a zurdas lo intentó y consiguió conectar Colombo, finalizando faena por manoletinas. Fácil lo vio a la hora de matar, resolviendo con un estoconazo su faena. Oreja.

“Jarretero” se llamaba el cuarto toro de la tarde, de 535 kilos de peso y segundo del lote de Antonio Ferrera. De lejos, en cuanto lo vio, se arrancó al caballo de José María González, que lo agarró de forma genial en todo el sitio y sin necesidad de rectificar, sacándolo el propio Ferrera por chicuelinas. Hasta en tres ocasiones se arrancó el de Victoriano del Río al jaco de González con plena acometividad en el peto. José Manuel Montoliú entró por delante a banderillear ante la lidia del capote de Javier Valdeoro. Se gustó en la primera tanda a diestras el torero extremeño, suavizando su toreo a diestras. A media altura fue el toreo de Antonio Ferrera, que sonsacó tandas de excelencia al de Victoriano del Río. Cadencia y despaciosidad a sones de La Concha Flamenca, en un final ya en cercanías ante el fuelle a menos pero con calidad del astado madrileño. Creando, sintiendo, soñando con máxima personalidad en una faena de toreo añejo. Magia en los ayudados por alto tuvo el trasteo del extremeño, especialmente en un remate por bajo con sabor, inspiración y arte. Gran toro de Victoriano del Río, al que mató de pinchazo hondo haciéndose daño en el dedo y de estocada entera en buen sitio. No acertó tampoco con el descabello.



Un barrizal auténtico era el ruedo en el inicio de la lidia del quinto. Agustín Navarro picó a un toro que metió los riñones. Jesús Díez “Fini” ejecutó la lidia del astado, mientras que Antonio Manuel Punta y Manuel Izquierdo parearon al astado. Muy difícil hacerle frente, siendo finalmente ovacionado al esfuerzo.


Con un barrizal también saludó al sexto Jesús Enrique Colombo. Picó al cierraplaza y último toro de la Feria Andrés Nieto, que dejó una primera vara trasera. José Manuel Mas entró por delante a banderillear y Juan José Perucha tuvo que tomar presto el olivo. A los médicos fue el brindis de Jesús Enrique Colombo, que le plantó cara al astado a base de personalidad en el inicio de la faena. Buena disposición ante un toro que terminó por rajarse. Faena de querer y de quedarse a las puertas, tras la estocada, de una salida a hombros tras la que solo se negó el palco.

  • FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de Valencia. Última de la Feria de Fallas. Corrida de toros. 

Seis toros de Victoriano del Río, el cuarto de vuelta al ruedo en el arrastre. 
Antonio Ferrera, silencio y vuelta. 
Ginés Marín, ovación y ovación. 
Jesús Enrique Colombo, oreja y ovación.