la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 20 de marzo de 2018

Última de Fallas en Valencia. Ferrera pincha una gran faena y oreja para Colombo que debió cortar dos / por J.A. del Moral.



¡ Ojito con Colombo !, que estamos ante una posible figura a poco que le sonría la suerte. Ayer no la tuvo por el mal tiempo – el inoportuno diluvio que cayó durante la lidia fue calamitoso – pero a base de redaños y de una actitud inasequible a cualquier desaliento protagonizó la tarde dando la sorpresa para los que no le habían visto nunca. Entró en la corrida por vía de la sustitución del herido Román y aprovecho totalmente la gran oportunidad. Los que ya le hemos visto varias veces sabemos de su enorme y resolutiva capacidad. Y eso fue lo que ayer hizo en un derroche de voluntad llena de aciertos aprovechando por completo todo lo que le aportaron sus dos oponentes de la buena corrida de Victoriano del Río a los que tras sendos derroches con el capote y con la muleta, mató con tanta entrega como eficacia. Colombo merece con creces figurar en la próxima feria de julio.


Ferrera pincha una gran faena y oreja para Colombo que debió cortar dos.

J.A. del Moral
El joven espada venezolano que reapareció en Valencia, ya como matador de toros, después de sufrir una cornada en una novillada celebrada en esta misma plaza el pasado octubre, pocas fechas antes para que Enrique Ponce le hubiera doctorado en la Feria del Pilar en Zaragoza – alternativa que tuvo que posponer -, logró cortar una oreja y debieron dale otra en la última corrida de la feria fallera 2018. Por resultados fue el triunfador de la la tarde. Antonio Ferrera y Ginés Marín, ambos bien con sus respectivos oponentes aunque fallidos a espadas lo que les privó de sumar trofeos. A quien más perjudicó este fallo fue a Ferrera, autor de la mejor faena de la tarde y de una de las mejores de la feria.

Valencia. Coso de la calle Xátiva. Lunes, 19 de marzo de 2018. Última corrida. Un tercio escaso de entrada. 
Toros de Victoriano del Río, con gran movilidad y en general nobles. El cuarto, realmente extraordinario en la muleta, fue premiado con la vuelta al ruedo que le dieron tardíamente tras haber sido arrastrado hasta el desolladero. Fue un dislate hacerlo porque el ruedo quedó impracticable.

Antonio Ferrera (turquesa y oro): Estocada delantera desprendida, silencio. Pinchazo, estocada y cinco descabellos, dos avisos y vuelta al ruedo contra viento y marea.
Gines Marín (gris plomo y oro): Pinchazo, media y cinco descabellos, aviso palmas con saludos. Pinchazo hondo y descabello, palmas con saludos.
Jesús Enrique Colombo (blanco y oro): Gran estocada, oreja. Estocada desprendida, aviso, petición de oreja desatendida y vuelta al ruedo.


¡ Ojito con Colombo !, que estamos ante una posible figura a poco que le sonría la suerte. Ayer no la tuvo por el mal tiempo – el inoportuno diluvio que cayó durante la lidia fue calamitoso – pero a base de redaños y de una actitud inasequible a cualquier desaliento protagonizó la tarde dando la sorpresa para los que no le habían visto nunca. Entró en la corrida por vía de la sustitución del herido Román y aprovecho totalmente la gran oportunidad. Los que ya le hemos visto varias veces sabemos de su enorme y resolutiva capacidad. Y eso fue lo que ayer hizo en un derroche de voluntad llena de aciertos aprovechando por completo todo lo que le aportaron sus dos oponentes de la buena corrida de Victoriano del Río a los que tras sendos derroches con el capote y con la muleta, mató con tanta entrega como eficacia. 

Colombo merece con creces figurar en la próxima feria de julio.

Una pena que la corrida de Victoriano del Río se lidiara con un tiempo tan desapacible. Esta misma corrida con sol y con más gente en los tendidos, podría haber sido, si no la mejor,una de las mejores de la feria fallera.


También fue lamentable que Antonio Ferrera no lograra matar el cuarto de una sola y buena estocada. Su labor frente a este magnifico ejemplar, especialmente con la muleta, fue magnífica. Tras la impresionante feria de Ponce, la faena de Ferrera al cuarto, comodigo, fue de lo mejor que hemos visto estos días en Valencia. Ferrera se ha convertido en un gran muletero, con tan buena técnica como excelente arte dentro de estilo barroco que imprime a sus quehaceres. Ayer tampoco banderilleo. Mal hecho. Compañeros de prensa me dijeron que le aquejaba una antigua lesión. Espero y deseo que, de ser verdad, se recupere totalmente porque echamos de menos sus brillantes tercios de banderilla. Ya lo dije en Olivenza e insisto en ello.


Gines Marín es el que mejor torera de los nuevos valores y ayer volvió a dar pruebas de ello, tanto con el capote en los recibos como con la muleta en varios tramos de sus dos faenas. Mejor por más completa la del segundo toro que la del quinto que fue el más deslucido del envío por venirse muy pronto abajo. Ayer sufrió una tremenda cogida al replicar con el capote a un quite de Colombo, afortunadamente sin mayores consecuencias.


La feria de Fallas del 2018 pasará a la historia por los grandes triunfos de Enrique Ponce, anoche mismo declarado triunfador absoluto del ciclo. No se habla de otra cosa estos día que de la impresionante carrera del gran maestro, cada año, cada mes, cada día, cada hora mejor hasta salirse de cualquier serie. Ponce no solo ha sobrepasado todos los récords de la historia del toreo que ese es cosa de números. Se ha superado a sí mismo en tamaña medida que ya no hay quien pueda alcanzarle. Dios nos le guarde.