la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 28 de junio de 2016

2ª de San Pedro en Burgos. Nocturnos y opuestos triunfos de Adame y Fortes con excelente toros del Conde de Mayalde / por J.A. del Moral.



2ª de San Pedro en Burgos. Nocturnos y opuestos triunfos de Adame y Fortes con excelente toros del Conde de Mayalde

J.A. del Moral · 28/06/2016
Burgos. Coliseo cubierto de El Plantío. Lunes 27 de junio de 2016. Segunda de feria. Tiempo agradable con media entrada muy repartida.
Seis toros del Conde de Mayalde, muy bien aunque desigualmente presentados y de buen juego salvo el primero que se paró rápidamente tras recibir un muy dañino puyazo. Los demás resultaron bravos y encastados en distintos grados de nobleza. En general, una excelente corrida por su trapío y por su comportamiento.

Fernando Robleño (blanco y plata con remates negros): Pinchazo y estocada, silencio. Pinchazo, otros dos hondos y dos descabellos, silencio tras pitos.
Joselito Adame (carmelita y oro): Estoconazo trasero, oreja. Gran estocada, oreja.
Saúl Jiménez Fortes (negro y plata): Estoconazo trasero, dos orejas, excesiva la segunda. Estoconazo, oreja.
Adame y Fortes salieron en hombros.

Destacaron en banderillas, sobremanera Fernando Sánchez que también sobresalió en la brega, Raúl Ruiz, Miguel Martín y Tomás López.


La corrida empezó a las 9 de la noche y terminó bastante más allá de las 11 por celebrarse retrasada para no coincidir con el para nosotros funesto partido de fútbol entre los equipos de España y de Italia. Por dos a cero perdimos saliendo eliminados de la competición europea. Un desastre del que tardaremos en reponernos.

De la corrida, sin embargo, salimos contentos aunque no del todo. Me gustó mucho en su conjunto el envío del Conde de Mayalde. Del hizo del famoso alcalde de Madrid, don José Finat y Escribá de Romaní. Gran e inolvidable munícipe de la capital de España, gran señor y excelente ganadero. Seguro que celebró jubiloso desde el Cielo el éxito de su corrida burgalesa. Enhorabuena a la distinguida familia. Después de lamentar el nulo juego de la corrida anterior, esta de Mayalde nos reconcilió con nuestra afición. Así da gusto ver una corrida de toros. Y mira que empezó mal con un primer animal que se paró por completo tras el tercio de banderillas. Posiblemente por resultar muy mermado como consecuencia del tremendo puyazo que le pegaron. Hay que medir mejor el castigo en varas. La mayor víctima del desatino fue Fernando Robleño que apenas pudo dar un pase. Fue difícil darle muerte porque el moribundo animal acabo barbeando tablas con Robleño persiguiéndole en busca de que cuadrara. Tardó en conseguirlo.

Robleño tampoco tuvo suerte ni sobre todo aciertos con el imponentísimo castaño y veleto cuarto. Un toro con más de cinco años que a la postre resulto más que manejable por el lado derecho. Se medio estiró por aislados redondos, solo pudo dar medios pases con la izquierda y pegó un sainete con los aceros.
Le siguió en turno el sustituto de Manuel Escribano, gravísimamente herido en Alicante, el mexicano Joselito Adame. Escribano es uno de los grandes héroes del toreo actual. Otro cornalón más y van… Pero el de Gerena no es de los que se arredran ni vienen abajo sino todo lo contrario. Todavía no han podido sacarle de la UCI. Pero mejora. Le deseamos vivamente una pronta recuperación y le mandamos un gran abrazo.

Adame dio una gran tarde. Su reconocida capacidad gana puntos cada tarde en la que actúa. Y la de ayer en Burgos fue completísima con el capote, con la muleta y con la espada. No es Adame un torero de clase, pero si un extraordinario profesional que sale a darlo todo cada vez que actúa. Y ayer se dio por entero con gran tino, variedad, temple y donosura. Adame es un diestros mexicano que parece español. Aquí y en Francia se hizo torero y no fue a su patria hasta estar cuajado. Cuando llegó se hizo el amo. Ahora mismo es el mejor con mucho de los diestros aztecas.


Su primer toro, segundo de la tarde, se lo brindo al doctor Manuel Aguado. Jefe de la enfermería de la plaza de Burgos desde hace muchos años. Gran especialista en cirugía, excelentísima persona y extraordinario aficionado. De los pocos que conozco. A Manolo le caben todos los toreros en la cabeza aunque en sus preferencias, venimos coincidiendo desde que nos conocimos. Gran amigo, enhorabuena.


Adame, que ya se había lucido con muy buen aire en su recibo con el capote a la verónica y en un quite por chicuelinas, compuso una faena cuasi redonda sobre ambas manos, festonada con adornos muy salerosos y con una estocada muy efectiva. Cayó la primera oreja de la tarde-noche.

La que corto del quinto me subo a poco porque las dos que le dieron a Fortes del tercero fue a todas luces improcedente. Un regalo del sensiblero y pueblerino publico burgalés. Ahora mismo hablaremos del malagueño, el kamikace irredento de la actualidad. Pero antes lo haremos otra vez de Adame que repitió cuasi calcada su anterior y exitosa actuación. Otra vez capaz y templado hasta exprimir por completo a su oponente con el que se acopló ligando muletazos diestros y siniestros de factura. Y otra estocada contundente. Adame salió a hombros muy merecidamente.



También por cierto Saúl Jiménez Fortes que ahora quiere que le llamemos Fortes a secas. Se ha quitado el nombre y su primer apellido. Cada cual puede hacer lo que le parezca al respecto. Pero lo que no consigue quitarse Fortes es su persistente manera de torear en la que coexisten un torero suicida y otro correcto. Como en casi todas sus actuaciones, ayer salió milagrosamente ileso de una terrible cogida al recetar una gaonera estando el torero en los medios y el toro en tablas. Y es que parece que busca la tragedia. Fue en su quite al sexto y último toro de la tarde. Hace cosas para que la tragedia sea inevitable y solo la mano de Dios le libra de vez en cuando porque este es de los que llamamos torero de cama. Y no tiene remedio pese a las muchas graves cornadas que lleva padecidas. Viéndole una y otra vez tras reponerse de tantos percances, tenemos que frotarnos los ojos para comprobar que su extremando valor que toma forma de arrojo suicida permanece incólume.


A un servidor, esta incondicional manera de hacer y de ser, no le gusta. Pero a las masas, sí y de qué manera, señores. El tremendismo vuelve a estar de moda. Por la segunda oreja que le dieron tras matar al tercer toro parece que al joven presidente la plaza de Burgos, también le van las tragedias.
Y lo más curioso del caso, es que Fortes también sabe y puede torear con excelentes maneras y hasta con ritmo y donaire… ¿Entonces….? O está loco o no sé qué pretende Saúl. Porque en su faena de muleta al sexto tuvo momentos se gran toreo sobre la mano derecha. Mejor, por tanto, esta faena que la doblemente premiada del tercero.

Los dos opuestos triunfadores fueron sacados en hombros de la plaza, ya más que caída la noche. Llegamos a nuestro hospedaje directamente a la cama.