la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 25 de junio de 2016

La clásica división de opiniones cada vez que torea J T / por J.A. del Moral.

Andrés Amorós, José Atº del Moral, y Tomás Prieto de la Cal.

"...De todos los colegas actuales, siempre prefiero la crónica de Andrés Amorós en ABC por la sencilla razón de que de la mayoría de las corridas que vemos él y yo solemos coincidir. La formación taurina de Andrés desde que era niño, igual que la de un servidor, viene de la gran y sabia afición de nuestros respectivos padres y de las muy importantes amistades taurinas con grandes profesionales que tuvieron ambos con la repercusión que esta circunstancia supuso para aprender también de ellos..."

La clásica división de opiniones cada vez que torea J T

J.A. del Moral· 25/06/2016
Cuando no estoy en una feria – este año tuve que venirme a la de Burgos que empieza hoy – y sin que la corrida más esperada de la de Hogueras en Alicante haya sido televisada – por algo será que el de Galapagar vete una y otra y otra vez… la presencia de las cámaras -, no tengo más remedio que leer a los colegas que ocupan las principales tribunas de la prensa nacional para hacerme idea de lo que sucedió.

De todos los colegas actuales, siempre prefiero la crónica de Andrés Amorós en ABC por la sencilla razón de que de la mayoría de las corridas que vemos él y yo solemos coincidir. La formación taurina de Andrés desde que era niño, igual que la de un servidor, viene de la gran y sabia afición de nuestros respectivos padres y de las muy importantes amistades taurinas con grandes profesionales que tuvieron ambos con la repercusión que esta circunstancia supuso para aprender también de ellos. Creo que este impagable privilegio que disfrutamos es, muy precisamente, la principal razón de nuestras coincidencias en la critica. Cada cual con su estilo. El de Andrés adornado por su gran saber tan culto como profesoral. El mio, más apasionado y por tanto más apasionante a la par que más discutido y discutible. No obstante, en no pocos encuentros por esas ferias de Dios, suelo decir a Amorós: !Qué solos estamos, Andrés…!

Yendo al caso de la corrida de ayer en Alicante, lo que más diferencia la crónica de Amorós de las otras que he leído es su equilibrado parecer. Porque hay que ver que cantidad de adjetivos encomiables y hasta estratosféricos – ridículos algunos – utilizan los demás para contarnos lo hecho por José Tomás y el escueto y frío entusiasmo que emplean con Manzanares. No les cupo otro remedio aunque les haya contrariado tener que reconocerlo. En fin…. lo de siempre.


En esta ocasión, J T tuvo que intentar diferenciarse de uno de los dos más grandes intérpretes del toreo actual, José María Manzanares. No lo consiguió.


Espero ver como fueron las cosas, también gracias a los inevitables vídeos que de seguro aparecerán.