la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 27 de junio de 2016

RETAZOS TAURINOS (XVIII) ALTERNATIVAS / por Eduardo Soto




RETAZOS TAURINOS (XVIII)

Eduardo Soto
Mérida-Venezuela, 26/06/2016
•En Colombia, para que un torero pueda tomar la alternativa de matador, deberá haber toreado un mínimo de diez novilladas picadas, cinco en plazas de Primera Categoría y cinco en las de Segunda.

Las plazas de primera en la Hermana República son cinco: La Santamaría de Bogotá, el coso de Cañaveralejo en Cali, la Monumental de Manizales, La Macarena de Medellín, la de Cartagena de Indias y las que se construyan con capacidad superior a diez mil espectadores. Lamentablemente, la plaza capitalina entró en receso forzado por la arbitrariedad (aunque hay luz en el horizonte) y la de Cartagena, fue clausurada por el Gobernador a mediados de los años ochenta, pero, afortunadamente, ha vuelto a estar activa.

Las plazas de segunda categoría son las de las capitales de los departamento, no incluidas anteriormente, así como las de las siguientes ciudades: La plaza Agustín Barona, de Palmira, Departamento del Valle; la Francisco Villamil Londoño de Popayán-Cauca; La Pradera de Sogamoso y la César Rincón de Duitama, ambas en Boyacá; las plazas de Chinácota y Pamplona, en el Departamento Norte de Santander; la de Armenia en el Quindío y las que se construyan con capacidad entre tres y diez mil espectadores.

Además, en la plaza de toros de La Santamaría de Bogotá, se reconocerán las alternativas tomadas en la plaza de toros de las Ventas de Madrid y la Monumental de México. Deberán confirmarla, los diestros que actúen por primera vez en la plaza y que hayan tomado su alternativa en cosos diferentes a los mencionados.

•Por lo que respecta a la tauromaquia en Ecuador, el Consejo Metropolitano de Quito, expidió en 2003 una Ordenanza mediante la cual establece que para concederse la alternativa de matador de toros a un novillero, es indispensable que demuestre haber actuado con caballos, en por lo menos diez novilladas picadas hasta en plazas de Tercera Categoría, las cuales deberán estar certificadas por la Unión de Toreros del Ecuador y registradas en la Secretaría de la Comisión Taurina Municipal.

Dicha normativa señala que las plazas de Primera Categoría deben tener un aforo de más de doce mil espectadores; las de Segunda entre ocho y doce; y las de Tercera menos de ocho mil. Las plazas portátiles no cuentan para el cumplimiento de los requisitos exigidos.

De acuerdo a estos criterios, el país solo cuenta con dos plazas de Primera: la Monumental de Quito y la Raúl Dávalos de Riobamba; y dos de Segunda: Guayaquil y Ambato; pero alrededor de una docena de plazas de Tercera. Es lamentable que en la Monumental de Quito, donde se celebraba anualmente la Feria de Jesús del Gran Poder se hayan prohibido las corridas a la usanza española en 2011, al año siguiente, la Feria languideció y tuvo que suspenderse por tiempo indefinido.

•En Venezuela, el Reglamento Taurino de Mérida, establece que solo se reconocerán las alternativas otorgadas en corridas de toros de casta con picadores y en plazas de primera y segunda categoría. Además, el Reglamento señala que en las corridas en que se vaya a conferir alternativa, el cartel deberá estar compuesto por tres espadas cómo mínimo y en caso de que el toricantano sufra un percance que le impida continuar la lidia, después de haber recibido los trastos, la alternativa se considera válida.

Sin embargo, en Venezuela todavía no existe normativa para definir las categorías de sus plazas de toros. Si las clasificamos según el patrón de diez mil espectadores, tendríamos solo cuatro plazas: Valencia, San Cristóbal, Mérida y Maracaibo. Pero si agregamos tradición, clase y número de espectáculos taurinos que presentan, tendríamos que incluir a las plazas de Maracay y Tovar, ciudades que rebosan de auténtica solera. A nadie debe extrañar que quiebre una lanza por la Sultana del Mocotíes, a pesar de su actual Comisión Taurina, que yerra pero no corrige. Tiene una nueva oportunidad el próximo septiembre. Ojalá y la aprovechen. ¿No les parece?