la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 17 de junio de 2016

VENEZUELA: ESCRITO CON ESPERANZA / por Fortunato González Cruz

"...Una muestra heroica de la esperanza es que en medio de este gigantesco alarde de ignorancia e indolencia, en Mérida se realice la Feria Internacional del Libro Universitario, un breve pero intenso espacio para la cultura que bajo ninguna circunstancia debe perderse..."


ESCRITO CON ESPERANZA

Fortunato González Cruz
Mérida-Venezuela, 17/06/2016
Los venezolanos apostamos a la esperanza el 6D y esperábamos por un encuentro entre la nueva Asamblea Nacional y el Ejecutivo para salir de la crisis institucional, social y económica. A los menos algunos mínimos que permitieran la gobernabilidad democrática y la toma de decisiones de evidente lógica y urgencia, pero no ha sido así; por el contrario, se ha profundizado hasta límites insospechados en diciembre. Los desencuentros, los costosos y gravísimos errores de políticas de Maduro han llevado al país a extremos no conocidos en nuestra historia.

A estas alturas la preocupación central de los venezolanos es conseguir comida y medicamentos. Los adinerados, una élite que se ha enriquecido y sigue acumulando una desmesurada riqueza busca con avaricia acrecentarla y protegerla, mientras la otrora abundante clase media pasa a engrosar la pobreza que llega al 80% de la población, y de ésta un 45% en miseria extrema. Hay la impresión que los esfuerzos de UNASUR y los ex presidentes buscan apresurar negociaciones que, a cualquier costo, le garantice a la élite gobernante el disfrute de sus fortunas en algún lugar seguro del planeta. La política oficial se reduce a la sobrevivencia, a prolongar su agonía aunque el pueblo se muera de hambre. Su violencia no le preocupa puesto que son saqueos y rabias no articuladas y dominables con represión, mientras se trata de mantener lealtades con miedo y una que otra bolsa de comida. Esto último es cruel, vil y criminal. Nada tan miserable habíamos sufrido los venezolanos jamás.

Los sectores políticos agrupados en la MUD y la sociedad civil organizada tienen un enorme desafío en este caldero hirviente, que es conducir el malestar hacia el referendo revocatorio y la elección de los gobernadores que provocaría al menos tres actividades intensas, absolutamente necesarias para mantener el conflicto razonablemente pacífico: El referendo revocatorio, la elección del nuevo presidente y la elección de los nuevos gobernadores de Estado, todo antes de diciembre. No se vislumbra otra salida a menos que, y eso se da por negado, que Maduro renuncie y facilite la solución.

El gobierno hará lo imposible por evitar el referendo revocatorio y las elecciones de gobernadores, que son esenciales para avanzar hacia la salida de la crisis y que son innegociables para la MUD, todo en una situación de desesperación de la población que sabe que la salida política precipita la llegada de apoyo internacional, el impulso a la producción nacional, y la superación de la gravísima situación social y económica de los venezolanos. Un escenario que pone los pelos de punta y que obliga a todos a ser firmes en las convicciones democráticas, en el talante pacífico, en las fortalezas del país y en la fe en Dios que nos alumbra el camino. Se llegará a buen puerto si todos remamos en el mismo sentido y con el mismo esfuerzo, cada venezolano con valentía en el lugar que ocupa.

Una muestra heroica de la esperanza es que en medio de este gigantesco alarde de ignorancia e indolencia, en Mérida se realice la Feria Internacional del Libro Universitario, un breve pero intenso espacio para la cultura que bajo ninguna circunstancia debe perderse.