la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 3 de marzo de 2018

La Guardia Civil tiene que proteger a europarlamentarios comandados por Podemos tras profanar el Valle de los Caídos con su desaseada presencia.




La izquierda antiespañola nos odia, odia nuestra fe y nuestro rumbo, odia nuestro paisaje histórico y nuestras señas afectivas, odia a nuestros héroes y nuestros ideales, odia nuestra independencia intelectual y nuestra rebeldía cívica. Ese odio infinito lo trasladan a figuras históricas cuyo recuerdo (¡fuera complejos!) alcanza un lugar cada día más cálido en nosotros. Pongamos que hablamos de Franco, aquel gobernante que inspiró normas mediante las cuales se garantizó el derecho a nacer de usted, y de usted, y del que incluso piensa de forma diferente a nosotros. Sólo por eso ya merece nuestro infinito agradecimiento.

La Guardia Civil tiene que proteger a europarlamentarios comandados por Podemos tras profanar el Valle de los Caídos con su desaseada presencia


Ese odio inmarcesible, imperecedero, sin la más mínima posibilidad de sosiego y apaciguamiento, se crece por la inmensa humillación de que con él sólo pudo la muerte, y se crece también por la seguridad de su creciente recuerdo en las gentes más sencillas cuando comparan su obra con la de este y otros gobiernos de la democracia.

La gentuza no es bien recibida en el Valle de los Caídos, donde reposan los restos mortales del Caudillo. Dentro de la campaña emprendida por la izquierda contra el que les ganó la guerra hace 79 años, un grupo de eurodiputados ultraizquierdistas de varias nacionalidades han visitado este viernes el Valle de los Caídos con la intención de denunciar “la situación de impunidad y apología del franquismo en que se encuentra España debido al inmovilismo del gobierno del Partido Popular”. La visita ha sido organizada por Podemos e IU .

Concretamente, han participado en la visita los eurodiputados españoles José Couso, Ana Miranda (BNG), Izaskun Bilbao (PNV) y Miguel Urbán (Podemos) y los extranjeros Martin Schirdewan (Die Linke), Stelios Kouloglou (Syriza), Ana Gomes (PS-S&D) y Antonio Marinho e Pinto (Partido Democrático Republicano-ALDE).

Paralelamente, alrededor de 300 patriotas acudían a la misa celebrada en la Basílica a las 11.00 horas. Como no podía ser de otra manera, la provocadora visita de los europarlamentarios al Valle de los Caídos provocó momentos de gran tensión. Los patriotas, muy indignados, reprocharon a los eurodiputados perroflautas su presencia en un recinto que sigue siendo sagrado para cientos de miles de españoles. También acusaron a los miembros de la grotesca comitiva de vulnerar la Ley de Memoria Histórica -concretamente su artículo 16.1-, que prohíbe actos de exaltación política dentro del recinto. De hecho, miembros de Podemos se hicieron una foto de grupo al grito de “Viva la República” y con el puño en alto.

“Joderos que os vamos a acabar cerrando el Valle”, dijo uno de los miembros de la comitiva que acompaña a Miguel Urbán (tercero por la izquierda, junto a la delegación de eurodiputados este viernes en el Valle de los Caídos), según relata La Razón, poco después de que se realizara esta fotografía de grupo. Además, durante la ronda por el crucero de la Basílica antes de que comenzara la celebración eucarística, los miembros de Podemos vulneraron la normativa vigente que prohíbe grabar y tomar fotografías en esa parte del monumento.

Por su parte, el eurodiputado podemita Miguel Urbán ha anunciado su intención de presentar una denuncia a la Guardia Civil por “amenazas” recibidas durante la visita, extremo éste del todo falso. “Un camarada le llamó ‘asaltacapillas’. Eso fue todo”, relató a este diario una de las personas que presenciaron los hechos.

Demostrando una vez más que el valor no es un activo de los extremistas de izquierda cuando tienen enfrente a patriotas de una pieza, orgullosos de su patria y coherentes con su fe, la desaseada comitiva política pidió protección a la Guardia Civil para abandonar el recinto. Se desconoce si éste fue desinfectado tras la marcha de los espantajos.