la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 7 de marzo de 2018

“La huelga feminista promueve el odio entre mujeres y hombres, y está impulsada por un partido conectado a países donde las mujeres llevan burka”


Una mujer iraní, a punto de ser lapidada.


“La huelga feminista promueve el odio entre mujeres y hombres, y está impulsada por un partido conectado a países donde las mujeres llevan burka”


Insolidario, elitista, anticapitalista, ideologizado, androfóbico y amigo de países donde se obliga a las mujeres ir con burka. El PP ha aparcado su proverbial tibieza con relación al feminismo radical, mantiene que los promotores de la huelga hembrista caben en una etiqueta ideológica y rechaza de plano el manifiesto del 8M, que vincula a la extrema izquierda.

“La huelga promueve el odio entre mujeres y hombres, y está impulsada por un partido con peligrosos nexos y afinidades con países donde las mujeres llevan burka”. Así define Sofía Godoy, la concejala de Igualad de Orense, el 8M. Es una alusión a Podemos, partido muy vinculado al régimen iraní, que no se caracteriza precisamente por su exquisito trato a mujeres y homosexuales.

Más directo fue el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto, quien ha asegurado que su partido no apoyará la protesta convocada para la jornada del 8 de marzo, Día de la Mujer, porque está auspiciada por Podemos. “No podemos apoyar una manifestación convocada por Pablo Iglesias, es la manifestación de Podemos y lo sabe todo el mundo, creemos que la igualdad de oportunidades no se alcanza con la manifestación que quiere Pablo Iglesias, que lo que le gusta es el ruido”, ha dicho.

En el PP, la oposición a la huelga es generalizada, incluida la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, con argumentos muy parecidos a los de la ministra Isabel García Tejerina, quien ha llegado a apostar por una “huelga a la japonesa” para “demostrar las capacidades que tenemos las mujeres en este país”.

El Partido Popular ha repartido entre sus cargos un documento con sus razones para oponerse, tal y como reveló la cadena Ser. El argumentario señala que la protesta pretende “romper nuestro modelo de sociedad occidental” que es “la que más ha avanzado en la consecución de derechos y oportunidades para las mujeres” y apuesta “por el enfrentamiento entre mujeres y hombres” en detrimento de la unidad.

En el PP señalan que se trata de una convocatoria “elitista” porque solo la pueden hacer las personas que tengan empleo, cuando la convocatoria alude expresamente a una huelga en tres vectores. Además de los clásicos paros laborales, se promueve “huelga de cuidados” que permita sumarse a las mujeres que trabajan sin cobrar nada a cambio, y “de consumo”.

En el último argumentario, titulado 8 de marzo: trabajando por la igualdad de oportunidades para todos, se señala: “No se trata de una lucha entre hombres y mujeres, sino una lucha de toda la sociedad en su conjunto, todas las mujeres y todos los hombres en favor de la igualdad de oportunidades”.

Mientras el PP ha mostrado una actitud clara de rechazo a la huelga feminista, Ciudadanos se ha centrado en la libre interpretación de uno que sí aparece en el manifiesto: las críticas al capitalismo y al “neoliberalismo salvaje”, por su incidencia en la invisibilización del trabajo de cuidados y en el “control de los territorios y de las personas, así como en las guerras, producto de su alianza con el patriarcado”.

“El día 8 de marzo habrá una representación de nuestra Ejecutiva que estará en esa manifestación que defiende la igualdad de las mujeres pero no apoyamos la huelga general anticapitalista que han convocado porque no somos anticapitalistas”, ha afirmado este lunes Rivera: “Ser feminista no significa ser anticapitalista, ni defender la igualdad de la mujer tiene que tener la obligación de pertenecer a una ideología u otra”.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en Extremadura, Cayetano Polo, defendió en una entrevista en El Periódico de Extremadura que él no es “ni feminista ni machista”: “¿El machismo no busca la igualdad y el feminismo sí? A lo mejor es que semánticamente no han encontrado la mejor manera de definir las cosas (en referencia a la RAE). Yo ni soy machista ni feminista, creo en la igualdad”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también lo tiene claro. Tanto, que le dijo a Ana Rosa Quintana qué tendría que hacer el 8M. “Usted va a aportar mucho más a la causa que defiende trabajando, contando lo que suceda, que si está haciendo huelga”, aseguró en una entrevista en El programa de Ana Rosa.


Enlace relacionado: