la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 1 de marzo de 2018

La muy taurina Carmena / por Ricardo Díaz-Manresa


Hubo algunos tontos, y sabes que en pueblo español hay tantos, que dijeron que habías echado marcha atrás en lo de la Escuela Marcial Lalanda de Madrid, la de la Casa de Campo, e ibas a reconocer su taurinidad. ¿Cerrar la Escuela Taurina del Batán?. Ni hablar, sino reforzarla. Y entre los tontos había varios comunicadores (antes periodistas hasta que el periodismo desapareció) que estaban encantados por tu marcha atrás. Y ahora cuando has pedido las llaves y el cierre es para arreglarla y darle más contenido y comodidad dentro de un tiempo. Que no se engañen.


La muy taurina Carmena

Carmena, la muy taurina, alcaldesa de Madrid y escándalo de España. Manuela Carmena. Manuela, Manola, Manoli. Que no me hace caso. Que no adopta a una niña para llamarla Carmina Carmena Carmona. El Carmona como agradecimiento al apellido de ese miembro del partido que le regaló la silla -el partido, no Carmona- y ahora te critica el socialismo pero no te echa, porque te quiere. Carmona es, uno más en el Ayuntamiento madrileño. Muy demócrata y muy respetuoso.

Esa Carmina Carmena Carmona te haría feliz. Podrías llamarla Carmen en la intimidad e incluso Carmen de España, país que tanto te gusta. Y hablarle de los buenos que son los Reyes Magos, que te vuelven loca. Y poner con ella el belén. Y decirle lo bonita que es la religión católica y lo mucho que la defiendes. Y que se aficione a las peluquerías y vaya al menos una vez al año. Y a los dentistas para que le arreglen la dentadura si tiene solución.

Pero los toros no. Y que todos los niños, niñas y niñes que han ido a los toros son ahora delincuentes o fascistas. Y que no se junte con ellos que la contaminan.
Sí y siempre que esté con esos que se pintan tanto y se ponen tacones muy altos y siembran la felicidad entre los espectadores y te vuelven loquita. Y con todos los de condición sexual que ahora son los del orgullo y que antes la sociedad y las autoridades los maltrataban.

Aunque en el fondo, te gustan los toros. Algún torero te atrajo mucho en tu lejanísima juventud y no te brindó un toro y le cogiste manía a tu torero y al espectáculo.
E hiciste lo normal. Lo que no me gusta, lo prohíbo. Y dejo que se hagan tantas barbaridades en el Ayuntamiento y que se destroce una ciudad como Madrid.
No, no, que siempre lo haces con buena intención. Y por supuesto con muchísima democracia. La tuya. O sea, la buena.

Hubo algunos tontos, y sabes que en pueblo español hay tantos, que dijeron que habías echado marcha atrás en lo de la Escuela Marcial Lalanda de Madrid, la de la Casa de Campo, e ibas a reconocer su taurinidad. ¿Cerrar la Escuela Taurina del Batán?. Ni hablar, sino reforzarla. Y entre los tontos había varios comunicadores (antes periodistas hasta que el periodismo desapareció) que estaban encantados por tu marcha atrás. Y ahora cuando has pedido las llaves y el cierre es para arreglarla y darle más contenido y comodidad dentro de un tiempo. Que no se engañen.

Con Las Ventas quieres hacer lo mismo hace mucho y obsesivamente, pero no has podido. No tiene odio sino caridad. Ama a los refugiados pero a los madrileños que están bajo su amorosa mano les hace toda la puñeta que puede.

Nuevas generaciones de todas las provincias de España : estudiad psiquiatría porque cada vez haréis más falta en una España loca y dañina.

Pero mientras haya Carminas Carmenas Carmonas pues igual lo arreglan.