la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 15 de marzo de 2018

Paridad hombres-mujeres Rafael Comino Delgado


En resumen hombres y mujeres no somos iguales, somos complementarios, y todos debemos tener similares deberes y derechos, por tanto la discriminación positiva hacia la mujer y  la paridad hombres- mujeres en todo es una injusticia y una estupidez, propia naturalmente de estúpidos.

Paridad hombres-mujeres

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
Lo políticamente correcto no es, la mayoría de las veces, la realidad, ni lo más justo, ni lo más sensato, ni lo más conveniente para el verdadero progreso de los pueblos, pero se impone porque favorece los deseos de  una mayoría de mediocres, que es la que lo demanda. Y precisamente en la España que, por desgracia, nos ha tocado vivir, lo políticamente correcto  exige que haya total igualdad entre hombres y mujeres en todo lo bueno que pueda tener el hombre pero no en lo malo, puesto que la mujer, por definición de los "políticamente correctos" y los "feministas fanáticos", no tiene parte mala. En todo lo demás dicen que somos iguales,  pues incluso tratan de cambiar la Biología y la Psicología  para argumentar que ambos sexos somos iguales, pero la Biología, es  decir, la Naturaleza misma,  no entiende   de mayorías ni de estupideces y sigue tozuda demostrando que no es así. 

Afortunadamente la mujer y el hombre no somos iguales ni biológicamente ni psicológicamente,  pero debe  quedar claro que  el hombre no es superior a la mujer ni la mujer superior al hombre, SOMOS COMPLEMENTARIOS; el hombre sin la mujer no es nada y la mujer sin el hombre no es nada, y ¿saben Vds.  por qué?;  pues porque así lo ha dispuesto la Naturaleza, que no está dispuesta a que una masa, una turba de descerebrados  lo cambie.
 La mujer tiene cualidades que nunca las tendrá el hombre y el hombre tiene otras que nunca las tendrá la mujer, y si alguien quiere negarlo que lo niegue, pero será  lo mismo que negar que la tierra da vueltas alrededor del sol , que seguirá dándolas.
 Vaya por delante que estamos totalmente de acuerdo en que hombres y mujeres debemos tener los mismos  deberes y los mismos derechos, que igual trabajo debe ser igualmente remunerado lo haga un hombre o  una mujer. Más claro aun queremos dejar que estamos en contra del machismo, entendiendo por tal, "que el hombre se considere superior a la mujer y que por ello deba tener más derechos". ¡Totalmente en contra de esto! Pero es que hoy un hombre le dice  a una mujer, con todo respeto, con toda cordialidad,  amabilidad, e incluso galanura  "que es guapa" e inmediatamente sale una jauría de lo políticamente correcto, de  feministas (a algunas nunca les  han dicho guapas), es decir,  imbéciles llamándole machista. ¡Hombre eso no, eso es pasarse, pero pasarse de estúpido, de imbécil.
Con tanto exigir igualdad, sin saber ni siquiera lo que es la igualdad, se llega a pedir la paridad hombres-mujeres en todo, lo cual es una ofensa descomunal e inadmisible a cualquier mujer inteligente que de verdad se sienta y sea una mujer. Lo diré más claro: ¡pedir paridad hombres- mujeres en todo, es una ofensa, un insulto, a todas las mujeres que de verdad sean inteligentes y mujeres, y una injusticia humillante   a todos los hombres que sean inteligentes  y verdaderos hombres! Pues las mujeres  pensaran, con razón, que en muchas ocasiones están ejerciendo cargos no por su valía sino por ley, y los hombres pensarán, en muchas ocasiones que teniendo más meritos para ocupar un puesto lo está haciendo una mujer simplemente por ley. 
Con la ley de memoria histórica que quiere  aprobar la izquierda extrema,  ya la verdad de lo que pasó de 1936 a 1975 no será lo que pasó sino lo que ellos digan que pasó ("comisión de la verdad"), y eso por ley. Por ley no se podrá hablar de Franco, no se podrá decir que hizo cosas buenas porque por ley serán malas.  Bueno pues esa futura ley se quedará  corta en disparates porque cualquier día, a no mucho tardar,  intentaran hacer una ley en la que se diga que las mujeres son más inteligentes y  más  buenas  que los hombres, y que así debe enseñarse en los colegios. Y que, naturalmente,  si una mujer algún día comete un crimen la culpa será de la víctima si es hombre. Si la víctima es otra mujer ya dependerá. Se podrán dar varias posibilidades, pero siempre la que no sea feminista llevará las de perder.

Volviendo a la paridad hombres-mujeres se pide en el gobierno, en las listas electorales, en las empresas,  en los tribunales, en todo. 

 En cierta ocasión me propusieron como miembro de un tribunal de Tesis doctoral, en una Facultad de Medicina andaluza,  y cuando me enteré de que se pedía paridad hombres-mujeres en dicho tribunal renuncié a formar parte del mismo para no participar de semejante aberración.

En otra ocasión oí  pedirle  al empresario de una  plaza de toros,  que hubiera paridad en los carteles. ¿Cómo va a haber paridad en los carteles si en el escalafón de toreros no hay ni el uno por ciento de mujeres  matadoras de toros? Esto es fácil de comprender para cualquiera menos para un feminista "pata negra".  

No he oído a ningún/a exaltado/a  feminista pedir paridad hombres- mujeres entre los albañiles, ni en las minas, pongo por ejemplo, y no quiero decir que esos trabajos no los  puedan hacer las mujeres, pero si la piden en todo que sea en todo.

El pasado día 8 de marzo, día de la teórica huelga en apoyo a la mujer,  oí a varias feministas y varios "feministos" decir, en tono mitinero que, "la mujer puede hacer todo lo que haga un hombre igual de bien o mejor". Pues miren Vds., va a ser que no. Ejemplos: ¿por qué no juegan al tenis hombres y mujeres en la misma competición? ¿Quién tiene el récord de velocidad en los 100 , 1000 metros, un hombre o una mujer?  Así podríamos seguir poniendo ejemplos.  Y es que  los hombres son físicamente superiores gracias a su genética y a sus hormonas, y eso no lo pueden  cambiar ni todos los feministas del mundo. Podría citar otras actividades en las que siempre serán  superiores las mujeres, pero es que no se trata de que unos sean superiores a las otras o viceversa. ¡Entérense de una vez  y dejen de crear problemas y enfrentamiento entre sexos. Dediquen, por lo menos, algún tiempo de su vida a hacer algo verdaderamente útil a la sociedad!

Queremos decir, por si algún políticamente correcto aún no lo ha entendido, que la mencionada paridad, igual que la discriminación positiva hacia la mujer, que impuso el iluminado don José Luis Rodríguez Zapatero, es, en primer lugar, una injusticia y, en segundo lugar, un desprecio a las verdaderas mujeres. 

Nosotros creemos que los puestos, en todo, los deben ocupar los mejor preparados para ello,  si todos o la mayoría son mujeres que los ocupen mujeres, si son hombres que los ocupen hombres, pero no imponer la valía de una persona por ley.

En resumen hombres y mujeres no somos iguales, somos complementarios, y todos debemos tener similares deberes y derechos, por tanto la discriminación positiva hacia la mujer y  la paridad hombres- mujeres en todo es una injusticia y una estupidez, propia naturalmente de estúpidos.