la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 4 de marzo de 2018

Y lo repito: no celebraría un gol de Piqué que le diera a La Roja un Mundial / por Juan Manuel Rodríguez



 ...no celebraría un gol del central del Barça con la selección por mucho que a La Roja le diera un Mundial porque, al menos para mí, la nación sigue estando por encima de la selección, y mucho más por encima de una selección que, además, no me representa. ¿Antiguo?... Puede ser. Antiguo y sincero.


Y lo repito: no celebraría un gol de Piqué 
que le diera a La Roja un Mundial


El otro día me preguntaron en el chirijuicio del Chiringuito si celebraría un gol de Gerard Piqué que le diera a España el próximo Mundial de Rusia y respondí que no. Respondí lo que siento y, haciendo uso de mi libertad de expresión, dije la verdad. Y, por cierto, no he dudado ni medio segundo sobre que lo que hice, o sea responder lo que siento, fue lo correcto. Haciendo uso de su libertad de expresión, la tuitera Cassandra Vera se burló del asesinato de una persona (aunque en aquel atentado murieron dos) tras el crimen de la banda terrorista ETA y, el otro día, el Tribunal Supremo sentenció que estaba en su derecho de hacerlo, que efectivamente podía burlarse del muerto y reírse de sus familiares y amigos en aras justamente de la sacrosanta libertad de expresión que a todos nos ampara.

Bueno, a mí no; o, para ser exacto, a mí no me ampara tanto el consabido artículo 20 de la Constitución como sí hace, por ejemplo, con esta moderna Juana de Arco murciana: lo que dijo la tal Cassandra pasó inadvertido e incluso fue jaleado en algunos sectores mientras que lo que yo dije fue considerado gravísimo precisamente por Twitter, que es el OK Corral del fango y del mal gusto. Y ese es otro de los problemas que tiene España, que se festeje en amplios sectores de nuestra sociedad que una persona brinde por el asesinato de otra mientras que se considere inconstitucional no celebrar el gol de un futbolista claramente posicionado del lado de los golpistas Puigdemont y Junqueras. Porque ese, y no el color de la camiseta del futbolista, es el quid de la cuestión.

Quienes me leen habitualmente saben que mi respuesta del pasado jueves en El Chiringuito tiene también que ver con el profundo desafecto que provoca en mí La Roja. No sé qué es La Roja, veo sus partidos con total indiferencia y no creo que la oficialidad o la importancia de los mismos vayan a cambiar mis emociones. Estoy desconectado de esta Roja por lo que nos hizo Guardiola, hoy convertido en mártir de la patria catalana, y por cómo se rió de nosotros a mandíbula batiente Xavi, que ahora está jugando en la democrática Qatar. Siempre he celebrado los goles de futbolistas del Barça cuando estos llegaban con España pero lo de Piqué es demasiado. Vuelvo a repetirlo: a mí me unen sentimentalmente más cosas con Cristiano Ronaldo que con Gerard Piqué, así que sí, seré portuñol. Y así que no, no celebraría un gol del central del Barça con la selección por mucho que a La Roja le diera un Mundial porque, al menos para mí, la nación sigue estando por encima de la selección, y mucho más por encima de una selección que, además, no me representa. ¿Antiguo?... Puede ser. Antiguo y sincero.