la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 25 de septiembre de 2015

¿Es Urdiales el máximo exponente del toreo clásico? / por J.A. del Moral



"...La faena de Urdiales premiada con dos orejas al bravísimo y encastadamente noble tercer toro de Fuente Ymbro – desmesura explicable en la plaza de Logroño, siempre volcada de antemano al diestro de las tierras riojanas – no estuvo a la altura de tan excepcional burel que debió ser indultado y al que ni siquiera le cupo el merecido honor de ser arrastrado en una vuelta al ruedo..."

¿Es Urdiales el máximo exponente del toreo clásico?

Eso es lo que han escrito en un editorial de El Mundo a raíz de sus actuaciones en la pasada feria de San Mateo en Logroño. Cada cual es libre de opinar lo que quiera. Pero calificarle así editorialmente me parece una monumental exageración además de una ofensa para los que lo han sido y lo son a lo largo de sus sus respectivas carreras. También una prueba del escaso conocimiento de quienes lo han dicho.

Sin irnos más lejos, en la única corrida que todos los aficionados tuvimos la oportunidad de ver en directo gracias a la televisión, quien estuvo mejor con notable diferencia fue Sebastián Castella quien, dicho sea de paso, es el gran triunfador de la temporada 2015. Tiempo tendremos de decir por qué lo ha sido cuando termine la campaña.

La faena de Urdiales premiada con dos orejas al bravísimo y encastadamente noble tercer toro de Fuente Ymbro – desmesura explicable en la plaza de Logroño, siempre volcada de antemano al diestro de las tierras riojanas – no estuvo a la altura de tan excepcional burel que debió ser indultado y al que ni siquiera le cupo el merecido honor de ser arrastrado en una vuelta al ruedo. Este toro desbordó al matador en las tres cuartas partes del trasteo, por incapaz de someterlo por falta de mando. Lo toreó aceleradísimo y destempladamente. Y únicamente se acopló al final en una tanda y media por redondos con la mano derecha.

El toro que toreó Urdiales en quinto lugar, fue con el que sí anduvo a tono con la suavidad del animal. Pero las faenas mejores de esa tarde, repito, quien las hizo fue Sebastián Castella que tuvo una actuación no solo magistral sino también heroica en grado superlativo frente al mucho más difícil último toro de la tarde.