la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 23 de septiembre de 2015

No se siente español / por Rafael Comino Delgado




"...Libertad, ¿más libertad quiere? ¡Tiene Vd. la libertad de despreciar, de morder la mano que le da de comer, y pide libertad! Señor Trueba Vd. es un sujeto despreciable, sin ninguna duda. No porque no se sienta español, sino por su carencia total de dignidad, de ética y decencia, en general..."

No se siente español
  • No me siento español, hubiera preferido que los franceses ganaran la guerra de la Independencia

Rafael Comino Delgado
El Sr. don Fernando Trueba, nació en Madrid el año 1955, es español, vive en España, ha recibido de España, de todos los españoles , más de cuatro millones de euros en subvenciones, y bastantes miles en premios, por tanto es un director de cine subvencionado. Hay que preguntarse si hubiera vivido, del cine, sin subvenciones. No quiero decir que sea mejor o peor, simplemente que necesita de las subvenciones para vivir, porque con su trabajo como autónomo (como otros muchos del mundo del cine, de la música, del teatro, que viven de la subvenciones, pero al mismo tiempo les molesta la bandera española y el Himno nacional) no podría vivir a cuerpo de Rey, como suelen vivir todos estos. Bueno, pues resulta que ahora dice que no se siente español, y lo dice al entregarle, el Sr. ministro del Cultura, un premio dice 30.000 euros, que pagamos todos los españoles. Exactamente dice lo siguiente: No me siento español, hubiera preferido que los franceses ganaran la guerra de la Independencia (es decir, que hubiesen fusilado a más madrileños el día 2 de Mayo de 1808), que nunca quiere que gane España en deportes, que el va siempre con el contario, que las dos palabras mas bonitas son “nada” y “desertor”, que le gusta Cervantes pero no más que Diderot y Balzac, y acabó pidiendo al Estado español “protección y libertad”.

Evidentemente en estas declaraciones hay mucha materia que vamos a tratar de analizar para exponer nuestra opinión.

1) Yo no estoy de acuerdo con él, pero respeto su pensamiento y respeto su libertad de expresión para decirlo, aunque el momento y el lugar no me parecen adecuados, es decir al entregarle un premio de 30.000 euros, un ministro de ese Estado al que no quiere pertenecer. Hombre, podía haberlo dicho antes, esto lo sabia desde siempre, pues afirma que no se ha sentido español ni 5 minutos de su vida. Decirlo ahora después de haberse embolsado tanto dinero nuestro me parece poco digno, poco ético. Lo ético, lo digno, lo integro, a mi parecer, seria que si no me siento español no pedir ayudas a España, ni aceptar premios de España, solo para españoles. Bueno no se si los conceptos dignidad, ética e integridad figuran en su intelecto. Otra cosa inexplicable, ¿por que no se va de España?

2) Tampoco se realmente por qué no se siente español, siéndolo y viviendo aquí. Tal vez sea porque nos considera inferiores a él y nos desprecia, pero si así fuese: ¿Por qué se cree superior? ¿Por su físico? No creo que sea superior a la media de los españoles. ¿Por su inteligencia y capacidades? Pues tampoco lo creo; de hecho hasta el momento ha tenido que vivir de las subvenciones; si fuese un gran director de cine, independiente, que se hubiese ganado la vida con su trabajo honrado, podríamos pensar que es superior, pero la realidad es la que es. Si no es por las subvenciones no hubiera vivido del mundo del cine; bueno a lo mejor haciendo de actor secundario en películas de miedo, puede que si.

3) En los deportes, en que participa España, siempre va con el contario. Esto ciertamente es raro, si solo fuera en algunos casos tendría explicación, pero siempre ya raya, si no cae de lleno, en lo patológico. Probablemente padezca un “síndrome de odio, sin causa, a España por haberle favorecido tanto”. Se suele dar.

4) Las dos palabras que más le gustan son “nada” y “desertor”. Esto con toda seguridad es muy grave, y sin duda es uno de los síntomas típicos del deficiente cobarde. Deficiente porque sirve para poco, para casi nada, y por eso le gusta esta palabra, y cobarde porque los desertores son cobardes generalmente, traidores a los que se les desprecia, aquí y en todo el mundo.

5) Le gustan igual Cervantes, Denis Diderot y Honoré Balzac. Pues señor Trueba, en tal caso yo, pienso que Vd. no ha leído a ninguno, y si los ha leído no se ha enterado de nada. Pueden gustarle los autores franceses, pero si pretende compararlos con Cervantes Vd. no sabe lo que dice. Mire Sr. Trueba, Cervantes fue, es, el más grande escritor de todos los tiempos, el Quijote no solo es la primera novela moderna, sino también un libro de gramática española, de moral y de Filosofía. Es la obra cumbre de la literatura mundial.

6) Pero sobre todo me llama poderosamente la atención que termine pidiendo, a quien acaba despreciar, incluso insultar, es decir, al Estado español, protección y libertad. ¿Le parece poca protección más de 4 millones de euros y encima premiarle. ¿Qué ha hecho Vd. más que cualquier médico, albañil, maestro nacional, celador de un Hospital, agricultor (que trabaja 15 horas al día para poder vivir), por poner unos ejemplos, para merecer esos grandes premios y esas millonarias subvenciones? ¿Qué ha aportado Vd. a la sociedad española, que sea de real utilidad?

Libertad, ¿más libertad quiere? ¡Tiene Vd. la libertad de despreciar, de morder la mano que le da de comer, y pide libertad! Señor Trueba Vd. es un sujeto despreciable, sin ninguna duda. No porque no se sienta español, sino por su carencia total de dignidad, de ética y decencia, en general.

Es lo que pienso, pero ayer tarde estaba hablando con una amigo, gran Psicólogo, y dice que no se cree lo que ha dicho el Sr. Trueba, que esto es algo que suele pasar en personas muy mediocres, aunque se crean superiores. Entienden que deben decir algo que llame la atención, y como no se les ocurre ninguna frase verdaderamente inteligente, dicen tonterías, barbaridades, para llamar la atención. Dice, mi amigo Psicólogo, que en las familias, cuando hay un hijo que es un desastre siempre echa la culpa a sus padres y a sus hermanos más capacitados, de sus deficiencias, es decir, a quien más le favorecen.

Finalmente, y en uso de mi libertad de expresión, creo que el Sr. Trueba debería repasarse algunos conceptos básicos, como dignidad, ética, decencia. Y también reconsiderar ese desprecio hacia los españoles, pues no somos tan malos ni él es tan bueno.