la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 29 de septiembre de 2015

Mou e Iker, el reencuentro / por Juan Manuel Rodríguez



"...El morbo se irá apagando muy lentamente, muy despacito, y si aún hoy quedan pequeños rescoldos es por la sencilla razón de que algunos fabuladores de pacotilla lo alimentan a base de mala literatura..."

Mou e Iker, el reencuentro

José Mourinho e Iker Casillas volverán a verse las caras esta noche. En cuanto salieron las bolitas del Oporto y del Chelsea en el sorteo de la Champions, absolutamente todo el mundo pensó en lo mismo, en el reencuentro entre el portero y el entrenador. Consciente de lo limitado que suele ser el repertorio del periodismo deportivo español, y antes incluso de que se le preguntara sobre cómo iba a actuar en cuanto viera a Iker, Mourinho se adelantó y zanjó así la cuestión: "Sí, le saludaré". Nunca existió, según creo, el "caso Casillas" para Mourinho, al menos no fuera de los terrenos de juego; simplemente llegó un momento determinado en el cual, y después de muchas advertencias profesionales desoídas, el ex técnico del Real Madrid creyó honestamente que Iker no estaba en buenas condiciones, y le sentó en el banquillo. Vicente del Bosque hizo lo mismo más de diez años antes, aunque el seleccionador nacional nunca haya explicado su decisión.

El morbo se irá apagando muy lentamente, muy despacito, y si aún hoy quedan pequeños rescoldos es por la sencilla razón de que algunos fabuladores de pacotilla lo alimentan a base de mala literatura: "¡No me sale de los cojones hacerlo!", cuenta Diego Torres en El País que dijo Casillas en referencia al "repertorio extradeportivo" del portugués. No se lo cree ni él, por supuesto. La respuesta correcta a todos los interrogantes que puedan ir surgiendo acerca de lo que pasó la tenemos delante de nuestras mismísimas narices y se llama Keylor Navas, pagano, como antes lo fue también Diego López, de la infalibilidad de Iker con la que sus defensores de la prensa, con los que ahora no se habla, pretendieron hacernos comulgar durante los dos últimos años; con Keylor, el Real Madrid ha encajado hasta la fecha un gol después de quince disparos a puerta mientras que la temporada anterior, con Iker, encajó un gol cada 3,58 disparos.

Mou e Iker, el reencuentro. También llegará el día en que Casillas se vuelva a encontrar con Ancelotti, que también le sentó, ante el enfado generalizado de la prensa, para darle la titularidad a Diego López. O con Rafa Benítez, que le dijo claramente que tenía por delante a Keylor Navas. Con Del Bosque es distinto porque es el actual seleccionador nacional de fútbol y con él está garantizado el reencuentro, aunque Vicente siga sin explicar (yo mismo se lo pregunté y él me dio la callada por respuesta) por qué razón sentó a Casillas en 2002. Y, al no haber explicaciones deportivas, surge por supuesto la especulación. Acerca de este asunto, Iker manifestó lo siguiente en 2011: "Me limpiaron entre él y Fernando Hierro". O sea que, en opinión de Casillas, Hierro le "limpió" del once titular del Real Madrid y Del Bosque dio el visto bueno. Ahí sí que hay auténtico morbo. Ese sí que será un bonito reencuentro.