la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 19 de septiembre de 2015

Zapatero y Mas: ¡Dos iluminados! / por Rafael Comino Delgado


El Sr. Mas tiene el mérito de haber logrado que los catalanes se odien unos a otros, igual que lo logró Zapatero en toda España.


"...Es evidente que estos dos iluminados han hecho muchísimo daño a España en general, en todos los aspectos. Hombres como estos dos no deberían jamás ocupar puestos de alguna responsabilidad, pero la vida es así, y por desgracia los dos han caído en España..."


Zapatero y Mas: ¡Dos iluminados!

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz.
Nací en la postguerra y, según me contaron, tuve familiares en ambos bandos. Pero a lo que voy, y quiero enfatizar, ni de parte de mis padres, ni de familiares, ni de amigos, jamás oí palabras de odio de unos hacia otros; simplemente aquello pasó y nunca más debería repetirse. Tampoco las oí después en el Colegio o Universidad; incluso ya en la democracia, naturalmente, había opiniones diversas pero odio de unos hacia otros jamás lo percibí, hasta que un día, por desgracia, gracias al atentado terrorista mayor ocurrido en España (cuya verdadera autoría aún no conocemos, auque sospechamos) accedió al gobierno de España el Sr. Zapatero. Fue entonces cuando empecé a percibir rencor, odio de unos contra otros por pensar diferente.

Naturalmente este odio fue generado, inducido y estimulado, por la actitud de un señor, intelectualmente muy mediocre, que jamás debería haber llegado a tener el poder que tuvo, pero lo tuvo y llevó a España a tal desastre social, económico y político que pasarán muchos años antes que logremos superarlo completamente, y desde luego pasará a la Historia como uno de los hombres mas nefastos para nuestro país.

En otro sentido, en Cataluña tengo familiares y muchos amigos, de todas las tendencias políticas, de apellidos castellanos y de apellidos catalanes de toda la vida. En los últimos cuarenta años he visitado Cataluña, generalmente por motivos profesionales, innumerables veces, y allí siempre fui recibido y tratado con máximo respeto, corrección y cordialidad, pues el catalán es persona muy cordial, formal, trabajadora, disciplinada y emprendedora. Sin embargo en los últimos años, especialmente desde que el Sr. Arturo Mas está gobernando, paulatinamente he ido notando una crispación inusual. Esa crispación no es solo que la notara yo, es que mis amigos catalanes me lo comentaban, especialmente los no separatistas, llegando algunos a decirme que en Cataluña ya hay odio entre unos y otros, incluso entre familiares, por pensar políticamente diferente. Alguno incluso ha tenido que marcharse por no ser separatista. En el último año, varios amigos, me han dicho que en Cataluña no se puede hablar de política, y que si no eres separatista debes ocultarlo porque corres el riesgo de ser marginado, por lo menos. 

Así pues, el Sr. Mas tiene el mérito de haber logrado que los catalanes se odien unos a otros, igual que lo logró Zapatero en toda España.

Es evidente que estos dos iluminados han hecho muchísimo daño a España en general, en todos los aspectos. Hombres como estos dos no deberían jamás ocupar puestos de alguna responsabilidad, pero la vida es así, y por desgracia los dos han caído en España.