la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 26 de septiembre de 2015

Cataluña no es una nación / por LFU



"..Cataluña jamás fue un reino, jamás fue independiente de Aragón o de España y nunca ha sido reconocida como nación por estado o nación alguna. Pero es que tampoco lo pretendió hasta ahora. El referente histórico de los separatistas resulta ser un edil que luchaba porque la casa de Austria mantuviese la corona de España en la guerra de sucesión..."


Cataluña no es una nación

LFU
Esto, que tantos españoles y catalanes tenemos claro y que se publicaba sin ambajes en el año 1932 (magnífico libro, por cierto), no hay un solo político español actual que se atreva a decirlo. Es más, cada vez menos españoles de a pie se atreven a decirlo por miedo a molestar o ser tachado de extremista, radical o intolerante. Por cobardía.

Nadie puede negar la singularidad del pueblo catalán, como tampoco la del gallego, vasco, andaluz, asturiano, murciano y extremeño, cuya riqueza y variedad convierten a la nación española en la nación culturalmente más rica de Europa. Cataluña tiene una lengua propia y una cultura propia, enriquecida durante siglos por su pertenencia al Reino de Aragón y después al reino de España. Una tradición que no es posible separar de su condición, primero aragonesa y luego española, y de las aportaciones que la emigración del resto de España ha dejado en aquella tierra de emprendedores y comerciantes, sin incurrir en una falsificación histórica escandalosa.

El nacionalismo catalán, surgido en el turbulento siglo XIX y fermentado durante los últimos cuarenta años gracias primero a la irresponsabilidad de los padres de la constitución y después a los intereses electorales de los sucesivos gobiernos de uno y otro signo, está basado en una sucesión interminable de mentiras colosales y burdas, que a fuerza de repetirse ad nauseam por los diferentes medios de comunicación públicos y privados –todos vasallos de la Generalidad- y por los libros de texto en los colegios ha adquirido consistencia en la mente de dos generaciones de catalanes que ya no se sienten españoles.

Cataluña jamás fue un reino, jamás fue independiente de Aragón o de España y nunca ha sido reconocida como nación por estado o nación alguna. Pero es que tampoco lo pretendió hasta ahora. El referente histórico de los separatistas resulta ser un edil que luchaba porque la casa de Austria mantuviese la corona de España en la guerra de sucesión. Luchaba en nombre de España, perdió y murió jubilado como Notario en Barcelona y recientemente sus descendientes reivindicaban su condición de patriota español. Y los que pretenden pasar a la historia como los próceres del nuevo estado independiente son el ejemplo más escandaloso de corrupción política de la historia de España, que sin embargo ha gozado hasta ahora de una vergonzosa impunidad.

El separatismo catalán es fruto de la expansión impune de una serie de mentiras consentida en los últimos cuarenta años por los gobiernos de España según su conveniencia electoral. La mentira está en su origen, la mentira, el engaño, la corrupción y el latrocinio ensucia a sus promotores y la mentira ampara su último envite, prometiendo un estado próspero y europeo en lugar de una sima profunda de miseria y división que es lo que sería una Cataluña separada. 

La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. La mentira, su difusión indiscriminada y la ausencia de una clara contradicción suele acabar en una frustración colectiva. Si no, que se lo digan a Goebbels.