la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 9 de junio de 2016

Los cuatro James Rodríguez / por Juan Manuel Rodríguez



"...el futuro de James Rodríguez en el Real Madrid no está en la mano de Florentino Pérez, tampoco en la de Zinedine Zidane, sino en su propia mano. Si es el de la primera temporada, jugará con su selección y con su club; si es el de la segunda, seguirá siendo el rey indiscutible de Colombia y un suplente de lujo en el Bernabéu. Porque James podrá tener dos, tres y hasta cuatro versiones distintas, pero el Real Madrid sólo ha tenido una a lo largo de sus 114 años de historia: aquí, los cojos a la enfermería y los sanos... ¡a jugar!..."


Los cuatro James Rodríguez

No hay un solo James Rodríguez, yo cuento hasta cuatro. Está el James Rodríguez de la primera temporada, el James que calló la boca a quienes sugerían que el mejor futbolista colombiano de toda la historia venía al Real Madrid para engrasar los negocios de ACS; está el James de esta temporada, el James irrelevante; luego está el James de su selección nacional, el James que juega cojo, el líder, el héroe; y, por último, está el cuarto James Rodríguez, el James hablador, el que da tres cuartos al pregonero, el que no deja claro si quiere o no quiere, si dice o no dice, el James... Calimero. Este último James, el James largón, es el que a mí me gusta menos, y me gusta menos simple y llanamente porque no me interesa; ese James, el que habla, le hace mucho daño al otro James, el jugador de fútbol.

Si el primer James jugó tanto y tan bien y resultó tan trascendente fue porque corroboró sobre el terreno de juego que era (y sigue siendo) un fantástico futbolista. James jugaba porque resolvía partidos, y el entrenador de turno le ponía en el once por ese mismo motivo. Si el segundo James no ha jugado tanto ni ha sido tan relevante no ha sido por Benítez ni tampoco por Zidane sino por el propio James. El tercer James, el James que lidera cojo a su selección, aún no ha comprendido que una cosa es Colombia y otra muy distinta el Real Madrid. Como a Dinio la noche, este James parece confundido con cada convocatoria de Pékerman y allí se siente importante... ¿con quién? ¿Con Dayro Moreno? ¿Con Farid Díaz? ¿Con Cristian Zapata? La competencia de James en el Real Madrid se llama Kroos, se llama Isco, se llama Casemiro, se llama Modric... en Colombia su competencia se llama Sebastián Pérez.

El Real Madrid no quiere desprenderse de James, un futbolista por el que se pagaron 80 millones de euros, pero el futuro de James en el Real Madrid depende de que aparezca mucho su primera versión y desaparezcan las tres restantes; el futuro de James Rodríguez en el Real Madrid no está en la mano de Florentino Pérez, tampoco en la de Zinedine Zidane, sino en su propia mano. Si es el de la primera temporada, jugará con su selección y con su club; si es el de la segunda, seguirá siendo el rey indiscutible de Colombia y un suplente de lujo en el Bernabéu. Porque James podrá tener dos, tres y hasta cuatro versiones distintas, pero el Real Madrid sólo ha tenido una a lo largo de sus 114 años de historia: aquí, los cojos a la enfermería y los sanos... ¡a jugar!