la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 13 de junio de 2016

TRIUNFAR EN SAN ISIDRO SIN ESTAR… (EN EL ABONO) / por Ricardo Diaz-Manresa




Polémica de los jurados : ¿hay que dar el premio de triunfador de la feria a Manzanares que toreó en San Isidro pero fuera de abono o a David Mora que lo hizo dentro? 
Dos extraordinarias faenas que merecen ser reconocidas como tales.


TRIUNFAR EN SAN ISIDRO SIN ESTAR… (EN EL ABONO)

12- junio- 2016,. Fotografías de Andrew Moore
Caso Manzanares : vino a una…fuera de abono, a la de Beneficencia, antes el suceso de la temporada, la gran corrida extraordinaria, los tres triunfadores de San Isidro en el jueves siguiente a la terminación de San Isidro, la gran corrida del clavel, la elegante, la esperada, la envidiada.

Como es su costumbre, por comodidad, por intereses o lo que sea, Jose Mari vino sólo a una tarde. Beneficencia y fuera de abono. ¿Beneficencia, de qué y para quién en una corrida que ya no tendría que conservar ni el nombre, que es a lo que se reduce ahora?

En la temporada madrileña de antes había tres grandes acontecimientos que se celebraban durante junio e incluso en la primera quincena de julio : Beneficencia, Prensa y Montepío de Toreros.


Ahora el dinero de la Sanidad es de los presupuestos generales de cada Comunidad y además en Madrid lo del Hospital Provincial ya es pasado.
A la de la Prensa, a la que este año le han dado una buena estocada –entre la propia Asociación de la Prensa y la empresa- le pueden quedar dos telediarios. Qué mal lo han hecho.
Y la del Montepío desapareció tiempo ha con los nuevos aires de lo social.

Total, que llega Manzanares a Madrid y barre. Estupendo con capote, muleta y espada ante un extraordinario toro de Victoriano, no confundir con Victorino. Y le dan los premios de San Isidro por su obra maestra y los legalistas, con lógica pero ni sé si con razón, dicen que no, que el alicantino no ha toreado en la feria sino fuera de ella en una corrida extraordinaria, lo que se dice triunfar en San Isidro sin haber participado en ella. Que el premio debe ser para la otra gran faena, la de David Mora.

¿Quién está en lo cierto?. El argumento de los primeros es de una legalidad impecable aunque la feria de San Isidro es un todo pero el de los segundos, que –insisto- San Isidro es un todo, también es de recibo porque eso de Beneficencia y Prensa es un pegote, aunque –eso sí- fuera del abono…pero no de la feria. 


Y esto es por hacer las cosas mal y poner los dos acontecimientos, pegados al abono, entre medias, cuando lo correcto sería suprimir estos dos “bautizos” porque el niño ha crecido mucho. O colocar ambas corridas en junio, como antes, aunque no vengan los triunfadores y sean dos corridas más. Se ampliaría la temporada. San Isidro del 1 al 31 de mayo englobando la Feria de la Comunidad “La corrida goyesca de la Comunidad”, después las extraordinarias como Beneficencia y Prensa y alguna otra, como una posible de homenaje al abonado y aficionado, y completar junio con un postsanisidro con matadores que debieron venir a San Isidro y tienen posibilidades en. Y plantearlas y presentarlas como unas tardes de prestigio, no confundir con las de los leones de agosto…


En el toreo hay muchos caprichos y costumbres ilógicas : ¿por qué no darle el premio al más bravo porque ha venido remendando una corrida o incluso ser lidiado como sobrero? ¿Por qué? ¿No fue el más bravo?

Y ahora viene el dilema : ¿cuál fue la mejor de las dos? Hay opiniones para todos los gustos pero parece que gana Manzanares –está claro- y a la vez hay que considerar que a David Mora, que estuvo fenomenal, le hacen más falta los premios para encauzar su carrera por altos niveles.


Manzanares y David Mora, con puerta grande incluída, fueron los mejores y gozaron de ese privilegio, dos y puerta grande con los emergentes y ya colocados Roca Rey y López Simón. No olviden a Talavante, que cada día sube peldaños y lo hizo y mucho con una feria para recordar además de ser el más taquillero en Madrid, y a Ureña que nos puede seguir sorprendiendo por lo bien que torea. Y tampoco echar en saco roto la actuación de Ponce, buena, buena, pero que muy buena (podría haber optado a premios si hubiese matado) y lo que dejó en el aire Luis David Adame. 

Lo de los rejoneadores lo analizaré aparte en otro artículo porque cada vez están más lejos una y otra tauromaquia. Totalmente distanciadas por todo otra vez.