la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 5 de junio de 2016

Cobradiezmos pasta en Las Tiesas / por Paco Mora


"...Quizás el “respetable” sector vocinglero esperaba que Uceda se dejara matar por el Jack “El Destripador” que ha inaugurado la corrida. ¡Quién sabe!..."

Cobradiezmos pasta en Las Tiesas

El cartel de “No hay billetes” ha lucido esta tarde en las taquillas de Las Ventas al reclamo de los toros de Victorino Martín. Seguramente a la espera de otro Cobradiezmos como el de Sevilla. Pero hoy no tocaba. Hoy tocaba la alimaña, que también forma parte del repertorio del ganadero de Galapagar. Y como Uceda Leal ha hecho lo que se debe hacer con los toros “alimañosos”, que es soplarle cuatro trallazos por abajo y tirarle a degüello, los espectadores que llevan la batuta de la protesta, con el peculiar talante que vienen observando en el serial isidril de este año, han obsequiado al torero madrileño con una descomunal bronca.

Quizás el “respetable” sector vocinglero esperaba que Uceda se dejara matar por el Jack “El Destripador” que ha inaugurado la corrida. ¡Quién sabe! Ya decía Ortega y Gasset que para saber cómo está España hay que ir a una plaza de toros. Y si hemos de creer en el acierto del filósofo español por antonomasia, el país está que echa las muelas. Y en vez de ponerles las peras al cuarto a los culpables, algunos van a los toros para desahogarse ensañándose con los toreros.

La victorinada de hogaño, salvo el prenda que inauguró la corrida, ha pasado con más pena que gloria puesto que todos los cornúpetas se han quedado a medio camino en bravura, en casta y en todo lo que hace del toro de lidia material adecuado para el triunfo. Los tres espadas han estado por encima de los “pajarracos” que les han tocado en desgracia. Abellán incluso les ha aguantado embestidas de frente jugándose la barriga, como exigen los que han pugnado toda la tarde por llevarles la mano a los toreros. A ver si se enteran de una vez los “sabios” venteños de que presentándoles a los toros la muleta plana, al segundo muletazo se queda el torero fuera de cacho y es imposible ligar una serie como Dios manda. Pero ellos erre que erre “como el chiquillo de la tía talabartera”.

El Cid ha estado a un paso de revivir el Mito de Fausto en su reencuentro con los victorinos en Madrid. Pero los míticos albaserradas de Las Tiesas también se rajan o se les acaba el gas en ocasiones, como a los pupilos de cualquier otra ganadería. Eso sí, tanto el de Salteras como Abellán han conseguido momentos brillantes, no del todo reconocidos por el sector de público referido. Y es que ese sector sabe tanto que sabe a lo que yo me callo.