la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 4 de junio de 2016

MADRID. S.I.16: COMO EN OTROS TIEMPOS / por Antolín Castro

'No hay billetes', lleno de otros tiempos 
en corrida de Victorino Martín

"...Lo del titular se refiere, fundamentalmente, a que hemos podido salir antes de las nueve de la plaza y eso, en sí mismo, es uno de los triunfos mejores de la feria. Quiere decir que, a pesar de ser pesados, han logrado contenerse los toreros..."

COMO EN OTROS TIEMPOS

S.I.16.- Pero no crean que me estoy refiriendo a que los toros de Victorino Martín han sido aquellas alimañas o bravos y nobles como ‘Cobradiezmos’, nada de eso, una corrida muy normalita para ser de esa casa y a la que le han faltado muchas cosas.

Lo del titular se refiere, fundamentalmente, a que hemos podido salir antes de las nueve de la plaza y eso, en sí mismo, es uno de los triunfos mejores de la feria. Quiere decir que, a pesar de ser pesados, han logrado contenerse los toreros.

A ello ha contribuido, sin duda, la brevísima faena que le ha recetado Uceda al primero de la tarde, no más de seis muletazos para entrar a matar. Era una prenda pero podía, y debía, haber tenido más decoro. Bronca como en otros tiempos, también eso se sale de la rutina. Ya llevamos dos cosas.










Como en otros tiempos también ha sido el colgar el cartel de ‘no hay billetes’. Otros tiempos de cuando el anuncio de esta ganadería tenía tirón. Hoy, sin duda, ha pesado ese gran toro indultado en Sevilla hace nada.

Lo que no ha sido como en otros tiempos es el tener la sensibilidad de dedicar cualquiera de los toros a la memoria del maestro Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’, por quien se guardó un minuto de silencio antes de deshacerse el paseíllo, seguido de una fuerte ovación. En otros tiempos ese es un detalle que no se les hubiera olvidado a los actuantes. Mismamente, se hizo hace unos días con el novillero peruano recientemente fallecido.

Dos toros, tercero y quinto, proporcionaron opciones para sus matadores, pero éstos o no las encontraron o pasaron de ellas. Tristes y anodinos trasteos, lineales y periféricos. Un Cid con ese consabido, en los últimos tiempos, quiero y no puedo, y un Abellán descolocado y acelerado. Cuando quisieron darse cuenta de la oportunidad que habían tenido, ya era tarde. La estocada muy caída del sevillano, pero de efecto fulminante, animó a muchos a tocarle las palmas, por lo que salió a saludar al tercio.

La bronca ha sido gorda pero el toro no tenía un pase, por lo que otros agradecieron al madrileño su brevedad. Es lo que tiene el intentar no ser pesado ni pegapases, el no aburrir, pero para eso hay incluso que saberlo vender y Uceda ni eso hizo. La gente descargó toda su ira, acostumbrados como están a los doscientos pases y que suenen los avisos sin entrar a matar, esto les pareció toda una provocación.

Los de Victorino, ni fu ni fa, incluso muy chicos para lo que se acostumbra a ver en este hierro. No obstante, ha lidiado una corrida media, con uno tipo alimaña y dos con posibilidades. Pero en conjunto sin llegar a entusiasmar. Los toreros al mismo nivel, sin entusiasmar.

Hoy, en ese recuerdo presente, El Pana ha estado en Las Ventas, pero he de decirte Rodolfo que me hubiera gustado que hubieras estado con nosotros. Tu nombre, no obstante, quedará grabado en la memoria de todos y para siempre. ¡Arriba Pana!