la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 13 de noviembre de 2016

Cali: Jesús Enrique Colombo indulta un novillo de Vistahermosa



El venezolano Jesús Enrique Colombo volvió a Cañaveralejo por una puerta grande que le habían birlado hace dos años. La recuperó con una faena de indulto y la refrendó con otra de manso. El bogotano Manrique recibió una oreja. Desiguales vistahermosas.

Colombo tiene con qué

Cali, Colombia, XI 12 16
La tarde fue de brindis (tres) al desaparecido ganadero Don Antonio García. En su honor los vistahermosas habrían tenido también que salir no solo con moña negra sino con más trapío. Pero no, la novillada santacolomeña fue terciada, eraluna, desigual y poco armada. El primero daba pena. En dos predominó la nobleza y se la ovacionaron, y en otro, el segundo, la bravura y lo indultaron. Los restantes ignorados. Además no se la picó. Ni modo. 
Andrés Manrique, abrió con un pequeñín de docilidad insufrible. Le hizo todo con aseo pero sin levantar emoción. Esa cachaza tiene clientela, y el aplaudido arrastre se hubiese ido sin una oreja de no haberse pinchado con desarme. El más entusiasta cuarto le insufló expresividad a las tandas diestras, y la estocada fulminante borró el fallo previo alcanzando pelo. 

Jesús Enrique Colombo, se explayó con capa, banderillas y muleta frente al buen segundo. Torres apenas le había simulado el puyazo. Menos mal. Faena completísima de gran colorido, largura, lentitud y dibujo. A diestra y siniestra, muleta baja, toreo redondo y circular, a compás, con méritos mutuos de res y hombre, que la banda y el público jalearon a todo pulmón. El pañuelo amarillo del indulto flameó en las manos de Usía con celeridad impresionante y “Alosnero” sin demora tomó rumbo al toril.

El quinto fue todo lo contrario, se escupió del caballo de Sarmiento, se dolió descaradamente en banderillas, escarbó, reculó, y se revolvió buscando el bulto cuando no se quedó bajo el brazo. Ya triunfador, el tachirense hubiese podido pasar de agache. Pero no, encaró el problema y lo resolvió con autoridad y merito, mucho. La espada en hueso y la tardanza en doblar bajaron el premio a un saludo que fue poco.

Sebastián Hernández, tuvo dos problemas un lote difícil y unos recursos limitados. El deseo no basta cuando hay tanto que solucionar. La obstinación en la mano alta, la enmienda de terrenos y la sustitución del mando por el destemple no conducen sino a quedar a merced, a la colada y a la voltereta peligrosa. Riesgo sin recompensa. Esa fue la tónica. Una media lagartijera letal al tercero y otra media inocua con cuatro descabellos al sexto, silenciaron las dos trabajosas bregas.

Por segundo día consecutivo la Puerta Señor de los Cristales da paso a un triunfador. Esta vez a un joven venezolano que va en busca de altas metas, y tiene con qué. 

FICHA DEL FESTEJO
Viernes 12 de noviembre 2016. Plaza de Cañaveralejo. 2ª de preferia. Sol. Un tercio de plaza. Con picadores. Seis novillos de Vistahermosa (en Santacoloma), terciados y desiguales de presencia y juego. Indultado el 2º “Alosnero” Nº 101, cárdeno, de 376 kilos.

Andrés Manrique, silencio y oreja
Jesús Enrique Colombo, dos orejas simbólicas y saludo. 
Sebastián Hernández, silencio y silencio.

Incidencias: Saludaron “Chiricuto” tras parear al 4º, Ricardo Santana Héctor Giraldo tras parear al 6º.

Jesús Enrique Colombo