la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 15 de noviembre de 2016

Messi: límite 20 meses / por Juan Manuel Rodríguez



Messi: límite 20 meses

"Buenas tardes". Así liquidó el otro día José María Bartomeu la pregunta que le hizo un periodista acerca de la octava renovación de Leo Messi, con un "buenas tardes". El "buenas tardes" (o "buenos días" o "buenas noches", dependiendo de la hora en la que sea realizada la pregunta sobre un tema incómodo) es un recurso inmediato magnífico... aunque, en el caso que nos ocupa, no logre apagar por supuesto el fuego del creciente interés sobre la situación del buque insignia del barcelonismo. Para que nos entendamos: con un "buenas tardes" te quitas de encima al periodista de turno... pero no esquivas al juez De la Mata. Con un "buenas tardes" regateas a la prensa y consigues cruzar la puerta del restaurante en el que has quedado para comer... pero con eso Leo Messi no te dice "sí, quiero". Con un "buenas tardes" sólo ganas tiempo, nada más.

Carlos Carpio publica hoy en Marca que Messi le dijo en julio a Bartomeu que no quería renovar. Su actual contrato, que es el séptimo, finaliza en junio de 2018. Lo que Leo le pidió entonces a su padre que le transmitiera al club no fue que no iba a seguir en el Barça sino que él prefería esperar hasta junio de 2018 para tomar una decisión. Es, al menos por parte de Messi, una innovadora táctica de negociación puesto que, hasta ahora, siempre renovó y amplió y mejoró sus contratos con tiempo suficiente. ¿Por qué ahora? ¿Quiere hacer sufrir al barcelonismo? ¿Pretende que a Bartomeu le dé un síncope? ¿O realmente está pensando que se encuentra ante su último contrato y quiere extraerle todo el jugo que pueda?´¿Se quiere ir?... Imaginemos por un instante que, efectivamente, Messi no firma en el transcurso de 2017 y llega al 1 de enero de 2018 libre como un pajarito y en disposición de firmar por el club que quiera: ¿Cómo aguantaría el Barça esa tensión? ¿Y cómo afectaría al equipo?

Messi tiene, como siempre, la sartén por el mango. Como la tenía Neymar. La clave de la nueva táctica negociadora del argentino desvelada por Marca cabe encontrarla también en la renovación del brasileño. El representante de Neymar levantó la liebre de una oferta del PSG por su chico, una fortuna de 40 millones anuales; lo único que echó para atrás al jeque fue la multa de otros 40 millones del fisco brasileño, que papá Neymar pretendía que se comiera con patatas el club francés. Aún así, el simpático Ney va a pasar a cobrar 25 millones fijos al año (3 más que Messi) más una serie de variables por otros 15 millones más. Neymar es ahora mismo el rey Midas del Barça... pero Messi gana los partidos y él quiere más. Leo sabe que cada mes que pase hasta enero de 2018 habrá ganado otro milloncejo más a expensas del ardor de estómago de Bartomeu, a quien correrán a gorrazos si le deja escapar... al City de Guardiola, por ejemplo. ¿Quizás se entienda mejor ahora por qué el Real Madrid amplía el contrato a sus jugadores? ¿O aún no?