la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 19 de noviembre de 2016

Toda la presión es del Atleti / por JuanManuel Rodríguez



Además, el Atleti se la juega porque hoy se disputa el último derbi liguero en el estadio Vicente Calderón: presión añadida puesto que querrán que en los libros de historia se conserve un buen recuerdo de esta despedida.

Toda la presión es del Atleti

Juan Manuel Rodríguez
Aquí, no nos engañemos, el que se la juega de verdad es el Atleti: a seis puntos del Real Madrid y a 4 del Barça, si el Atleti pierde y el equipo de Luis Enrique gana al Málaga en el Camp Nou, el equipo colchonero quedará a 9 y 7 puntos respectivamente. ¿Imposible ganar la Liga?... No hay nada imposible, tal y como demostró precisamente el Real Madrid la temporada pasada metiéndole el miedo en el cuerpo al Barça y, al final, quedándose a un puntito de nada, pero sería muy complicado que los dos de arriba desperdiciaran un colchón tan mullido como ése. Además, el Atleti se la juega porque hoy se disputa el último derbi liguero en el estadio Vicente Calderón: presión añadida puesto que querrán que en los libros de historia se conserve un buen recuerdo de esta despedida.

Se la juega el Atleti y, más concretamente, el Cholo Simeone. Tan cierto es que Simeone le ha cambiado la cara al equipo colchonero como que en el subconsciente colectivo rojiblanco está instalada la idea (que ellos negarán en público y con cierta indignación además) de que el Cholo falló en las dos grandes citas contra el Real Madrid, las dos finales de Champions que acabaron con La Décima y La Undécima en las vitrinas del estadio Santiago Bernabéu. Tan sonado dejó al Cholo el último batacazo que incluso estuvo dudando entre seguir o irse definitivamente al Inter, que le lleva persiguiendo desde tiempos inmemoriales. Simeone, eso es cierto, acabó con aquella maldición de los catorce años sin ganar al Madrid, pero arrastra una cruz personal e intransferible con las dos Copas de Europa, un clavo que quizás no pueda volver a sacar jamás con otro clavo.

Así las cosas, no es que el Real Madrid vaya al campo del Atleti como quien va de excursión a la Boca del Asno, no, de ningún modo, no quiero decir eso, pero el equipo de Zidane tiene muchísimo que ganar y muy poco que perder. En el haber de Simeone cabe apuntar precisamente que, después de casi tres lustros sin vencer a su eterno rival, perder hoy en el estadio Vicente Calderón, en casa del actual subcampeón europeo, no sea en absoluto un desdoro. Allí han perdido ya el Barça o el Bayern, y lo hizo también el propio Real Madrid. Y como al Atleti se le trata (otra vez) como a un grande de Europa, en su recién recuperado diccionario vuelve a no haber espacio suficiente para el verbo "perder". Si hoy pierde (o empata) el Atlético de Madrid saldrá tocado y Simeone aún más señalado. La presión es suya. Que les aproveche.