la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 27 de diciembre de 2015

CALI / 2ª DE FERIA Faltó toro / por Jorge Arturo Díaz Reyes


López Simón con el 1º. 
Foto: Camilo Díaz

Los dos debutantes lucharon a brazo partido contra cuatro pobres mansos. López Simón quieto y arrimado renunció a trofeos con la espada. Ritter apostó mucho por nada. Ventura y un buen juanbernardo deslumbraron a público y palco.

Faltó toro

Cali, Colombia, 15/12/2015
Los cuatro Fuentelapeña para lidia de a pie fueron parejos por lo bajo. Terciados, de romana ínfima, según las tablillas bordeaban el reglamento (440 kilos), pero además aquejados de una mansedumbre tosca, malgeniada y desvergonzada. Proclives a tablas, frustraron y enojaron a la clientela que terminó pitando todos sus arrastres. Uno más del mismo hierro para rejones, galopó alegre tras las grupas pero se fue a menos, huyó de los medios y se paró. Por contra un remiendo de Juan Bernardo Caicedo, el de más cuajo, también despuntado para rejones, regaló embestidas y pelea larga recibiendo una vuelta al ruedo y un saludo en los medios del ganadero que fueron mayoritarios más no unánimes.

López Simón, nuevo en esta plaza, tiró las cartas que lo tienen donde lo tienen. Quietud, proximidad, serenidad, verticalidad y mando suficiente para dejar a los renuentes elegir el terreno y forzarles a tandas de hasta seis naturales. Vale. Por el contrario, echó de menos el temple, y de más los pinchazos, que de no haberlos dado habría podido empuñar orejas, porque gustó, emocionó y levantó pueblo.

Sebastián Ritter, jugó basas similares a las de su alternante; valor, aguante y jurisdicción, que le pusieron muy por encima de su lote y le ganaron jaleo y pasodoble. Momentos de brillo, momentos de susto y momentos de desvarío sin redondear. Cogido por uno y desgarrada la taleguilla por el otro, acabó con media y descabello pinturero al tercero, y con pinchazo, estocada atravesada y aviso al sexto lo cual no alcanzó ni para un saludo. ¡Ingratos! Con lo mucho que tragó.

Diego Ventura, lejos de su vitola y su certeza no pudo vencer la renuncia del primero. Pinchó, fue achuchado y repitió descabellos. Con el cuarto pasó en blanco hasta cuatro veces, desperdigó ferretería por el toro, que fue bueno, y la cosa parecía desleírse, pero al final sacó la garra, clavó raudo tres palos cortos a relance uno de otro, un par más de largas a dos manos y pusó un rejonazo que fulminó como un rayo sacando la parroquia de sus cabales, comenzando por el señor presidente que tiró por el palco cuanto pañuelo encontró: las dos oejas, la vuelta para el toro, la música… la locura.

De no haber sido por el compromiso de la terna y la raza del juanbernardo a la tarde se la lleva el diablo. 

FICHA DEL FESTEJO
Sábado 26 de diciembre 2015. Plaza de Cañaveralejo. 6ª de temporada, 2ª de feria. Calor, sol y nubes. Más de media plaza.. 
Cuatro toros de Fuentelapeña (en Parladé), para lidia de a pie, terciados y mansos pitados en el arrastre, otro despuntado para rejones, a menos y 4º de Juan Bernardo Caicedo, también despuntado para rejones al que se dio vuelta.

Diego Ventura, saludo y dos orejas. 
López Simón, saludo y saludo.
Sebastián Ritter, silencio y silencio tras aviso. 


Incidencias: Saluda Ricardo Santana tras parear al 5º.