la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 30 de diciembre de 2015

El toro de lidia ha sido reconocido como "Raza Autóctona"



Las cinco Asociaciones de criadores de toros de lidia, que se agrupan en la Federación de Asociaciones de Raza Autóctona de Lidia (FEDELIDIA) pueden ya utilizar la denominación oficial de "Raza Autóctona", de acuerdo con una orden ministerial que entró en vigor el pasado miércoles, día 23 de diciembre. En la actualidad su censo se distribuye por toda la Península Ibérica, con amplia implantación en las zonas adehesadas de las dos mesetas, Andalucía y Extremadura, y cuenta con un total de 211.885 animales inscritos en el libro genealógica distribuidos en 1.003 explotaciones.                                                                                                                  

La denominación afecta a todos los criadores
El toro de lidia ha sido reconocido como "Raza Autóctona"

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha autorizado, mediante una Resolución de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios, el uso del logotipo “Raza Autóctona” Lidia a la Federación de Asociaciones de Raza Autóctona de Lidia (FEDELIDIA).

FEDELIDIA es la primera entidad de segundo grado que se ha constituido para la obtención del logotipo “raza autóctona”. Reúne a las cinco asociaciones oficialmente reconocidas por el Ministerio para la gestión del libro genealógico de la raza bovina de lidia, con un interés común, la distinción de la carne de vacuno de esta raza.

La raza bovina de lidia, forma parte de la biodiversidad ganadera española y es una raza tradicional catalogada de fomento, de gran variabilidad genética y aspectos muy característicos, que además de tener como destino singular la lidia, presenta muy buenas aptitudes para la producción cárnica, en la misma línea que el resto de producciones ganaderas.

Así, hay que destacar su multifuncionalidad y el alto valor añadido, ya que por su rusticidad y gran capacidad de adaptación se cría en ambientes y climas muy diversos, mayoritariamente en regímenes extensivos, aprovechando los recursos naturales. Su carne tiene una gran calidad.

En la actualidad su censo se distribuye por toda la Península Ibérica, con amplia implantación en las zonas adehesadas de las dos mesetas, Andalucía y Extremadura, donde el ganado de lidia vive en condiciones de semilibertad, contribuyendo a la conservación de los ecosistemas que habita, al desarrollo rural y a la generación de riqueza.

Las cinco Asociaciones de criadores, cuentan con un total de 211.885 animales inscritos en el libro genealógico, distribuidos en 1.003 explotaciones, según los últimos datos facilitados por las Asociaciones de criadores de bovino de raza de Lidia al Sistema Nacional de Información (ARCA).

Con la autorización del uso del logotipo “raza autóctona” a la raza Lidia ya son 27 las razas autóctonas que pueden utilizar este logotipo.

La raza autóctona

La condición de “Raza autóctona” viene definida por un decreto ministerial [BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO, de 24 de julio de 2013] se establece con el objetivo de dotar de “una especial protección por parte de las administraciones públicas, no sólo como parte del patrimonio genético animal de España, sino también porque mayoritariamente se crían en régimen extensivo, con las beneficiosas consecuencias para la sostenibilidad del medio rural que ello conlleva” .

SE trata de “un régimen regulador del uso voluntario, del logotipo «raza autóctona» que permita reconocer los productos procedentes de razas autóctonas en el etiquetado de los mismos y los lugares donde se pueden comercializar o consumir. Esta iniciativa se enmarca en el Plan de desarrollo del Programa Nacional de conservación, mejora y fomento de las razas ganaderas que tiene como una de sus prioridades estratégicas la utilización sostenible y las vías alternativas de rentabilidad para las razas y sus productos”.

La garantía de que estos productos procedan de animales de razas autóctonas “se debe basar en la supervisión del sistema de producción por parte de las asociaciones de criadores de razas ganaderas autóctonas, que son las garantes de que los animales de los cuales proceden estos productos sean de raza autóctona”.