la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 28 de diciembre de 2015

CALI 3ª DE FERIA: Tres triunfadores Jorge Arturo Díaz Reyes, ,


Roca Rey. Foto: Camilo Díaz

Paispamba devolvió la fe en el toro de Cali. Roca rey debuta con triunfo cortando tres orejas. El Fandi se lo disputa con dos. Posada pecha con lo más complejo y pasa sin historia.


Tres triunfadores

Cali, Colombia, XII 27 15
La junta técnica remendó por la mañana el encierro, decisión que los hechos condenarían. Los cinco majos de Kike Álvarez, por encima de la media tonelada, bien criados, bien dotados, pero sobretodo muy enrazados, pelearon con denuedo en varas, con alegría en banderillas y con personalidad en el último tercio. Cuatro se fueron aplaudidos en sus lentos arrastres. Sólo desentonó el atigrado sexto que tras batallar contra la caballería se rindió. Por lo demás una tarde honrosísima para el hierro caucano de sangre Domecq. Tarde de toros, tarde de toreo y tarde de grandes estocadas.

“El Fandi”, venía con la cornada de Quito encima, fresca, hubo dudas de su comparecencia, pero las tres briosas largas de rodillas con que abrió la corrida fueron un aquí estoy yo. Florido con la capa, emocionante con los palos (esta vez sin galleos), y entregado con la muleta remató las meritorias faenas con dos estocadas soberanas, la segunda precedida de un pinchazo que de pronto le quitó la puerta grande pedida para él, pero aquí, la de los Cristales exige dos orejas en un toro. Sin embargo, ahí queda eso. El publicó así lo sintió y le despidió con palmas.

El peruano Andrés Roca Rey, debutó como matador de toros. Un año antes lo había hecho como novillero, triunfando en la prefería y en la feria. Primero promesa, hoy realidad. Se llevó el triunfo, se llevó la puerta Señor de los Cristales y se llevó el corazón de Cañaveralejo. Torero que se inscribe desde ya en la línea de los largos, de los recursivos, de los de todo toro y toda plaza. Cuando hubo de torear clásico lo hizo, cuando hubo de alegrar también y cuando necesitó se la jugo sin reato, de pie, de rodillas, de frente, de perfil y de espaldas. No fueron faenas perfectas, ni mucho menos, pero lo fueron de torería, coraje y convicción. Las remató a espada completa, dejándose ver y por lo alto. La segunda, tras un pinchazo arriba que quizá le privó del cuarto apéndice. Dos vueltas con sombreros, botas, ponchos, bullicio y gritos de ¡Torero! sellaron la unión.

Posada de Maravillas, no tuvo muchas opciones con el parche esmirriado y manso de Fuentelapeña, ni con el atigrado a menos de Paispamba. Con ventaja, el peor lote. Pero tampoco se le vio muy dotado de recursos ni de ganas para confirmar aquello de que todo toro tiene su lidia. Es muy joven. La gente lo entendió y le guardó silencio respetuoso.

Tres triunfadores hubo; el hierro que avaló el toreo, y dos dignos espadas, pero quizá más, también la afición, la feria que venía de capa caída en el aspecto ganadero, y la empresa que se ve impulsados los tres últimos carteles, los más lujosos, los más caros, los de mayor tirón. 

FICHA DEL FESTEJO

Domingo 27 de diciembre 2015. Plaza de Cañaveralejo. 7ª de temporada. Sol y nubes. Más de media plaza. 
Cinco toros de Pasipamba (en Domecq), bien presentados y enrazados, aplaudidos los cuatro primeros, y un remiendo 3º de Fuentelapeña, terciado, anovillado y manso. 

“El Fandi”, oreja y oreja con petición de otra.
Andrés Roca Rey, dos orejas y oreja con petición de otra.
Posada de Maravillas, silencio y silencio tras aviso.

Incidencias: Saludó Ricardo Santana tras parear al 5º. Andrés Roca Rey salió a hombros por la Puerta Señor de los Cristales al terminar la corrida.