la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Un 10 en acoso / por Juan Manuel Rodríguez



"...Del 1 al 10, al acoso ejercido sobre Benítez podríamos ponerle una nota de 8'5. La palma del acoso se la llevó José Mourinho, que sacó un 10 redondo. Con Benítez aún no han pasado a la siguiente fase, que es la de la familia..."


Un 10 en acoso

Que, con todo lo que le han llovido encima desde el pasado junio, haya en toda la península Ibérica un solo periodista deportivo que pretenda hacerse de nuevas porque, por primera vez desde que regresó a España, Rafa Benítez cayera ayer en la tentación de no hablar por una vez de fútbol en una rueda de prensa sino de la evidentísima campaña que existe contra él, del acoso que sufre el Real Madrid Club de Fútbol y de la persecución, con insultos personales por medio, hacia su presidente, es como si alguien hiciera una reserva en el Kabuki Wellington y,a la hora de pedir el menú, se sorprendiera porque de entrante le pusieran sunomono moriawase en vez de unos sabrosos torreznitos de Soria. Yo puedo hablar de mi experiencia personal con Benítez porque estuvo conmigo en El Primer Palo y, ¡oh, sorpresa!, resulta que el entrenador de fútbol del Real Madrid habló durante más de una hora... ¡de fútbol!... ¿Por qué?

¿Por qué hablaría mucho de fútbol Benítez en EsRadio y muy poco en otros sitios?... La respuesta es elemental: porque nosotros le preguntamos de fútbol. Tenía tantas ganas de hablar de fútbol Rafa Benítez, llevaba tanto tiempo conteniéndose sin poder hablar de lo que a él más le gusta, que el hombre no tuvo suficiente con sesenta minutos y al final, una vez acabada la entrevista, papel y boli en ristre, insistió en seguir explicándonos el por qué de sus decisiones. Mucha gente nos felicitó por la entrevista, cosa que yo por supuesto agradecí, pero el mérito de una buena entrevista no suele ser de quien pregunta sino de quien responde. Yo creo que a Benítez le sorprendió su visita a El Primer Palo por lo inédito de la situación (¿En serio voy a poder hablar de fútbol?) y porque intentamos tratarle lo mejor posible, que es algo que hago en mi vida diaria con quien tiene el detalle de visitar mi casa.

Del 1 al 10, al acoso ejercido sobre Benítez podríamos ponerle una nota de 8'5. La palma del acoso se la llevó José Mourinho, que sacó un 10 redondo. Con Benítez aún no han pasado a la siguiente fase, que es la de la familia. Si al Real Madrid empieza a irle muy bien y Rafa logra darle la vuelta a la situación y seguir aquí más años, no me cabe la menor duda de que, en un momento u otro, cuando la cosa vaya a peor, irán a por su mujer y a por sus hijas. Mourinho no salió de aquí escopetado porque temiera el rigor argumental del periodismo deportivo ni tampoco porque no ganara nada en su tercer año o estuviera enfrentado con Casillas, Ramos y Cristiano, no, en absoluto; Mou salió pitando porque su 10 en acoso se debió a que un sector del periodismo deportivo, no todo gracias a Dios, cruzó una de las líneas rojas de cualquier relación y, en vista de que el protagonista no cedía, se buscó la intimidación familiar. Cuando la mujer de Mourinho se sintió mal y sus hijos empezaron a ser señalados, el mejor entrenador que ha tenido el Real Madrid en el último cuarto de siglo decidió abandonar.

El error del club fue admitir aquella situación. Entonces se consintió que se desgastara al entrenador de un modo ilícito y, aunque por ahora no se ha traspasado esa línea roja con Benítez, hoy está sucediendo algo similar. El único error de Rafa ayer fue personalizar el diagnóstico; siendo absolutamente cierto que hay una campaña de descrédito contra su persona y contra quien dirige el club tampoco lo es menos que, desde don Santiago Bernabéu para acá, en mayor o menor medida, ese acoso viene repitiéndose con todos y cada uno de los entrenadores y presidentes que a lo largo de la historia del Real Madrid han sido. Pese a todo, pese al ninguneo y pese al insulto constantes, Florentino Pérez aún abraza esa curiosísima teoría de que a los cañones se puede responder con rosas inglesas frescas y recién cortadas, pero servidor no puede estar más en desacuerdo con esta peculiar interpretación de los hechos, que, como dijo una vez Aldous Huxley, no van a dejar de existir porque se los ignore. Un hipotético regreso de Mourinho buscaría, a mi modo de ver, purgar los pecados de aquella mala decisión de abandonar a su suerte al portugués.

PD: 
¿Quién se sentará esta tarde en el banquillo del Real Madrid?... De la Morena aseguró que no sería Benítez. Bueno, da igual, sólo quedan tres horas para salir de dudas.