la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 30 de diciembre de 2015

"Ellos" somos todos / Por Paco Mora


El Parlamento corrupto catalán celebra la prohibición de las corridas de toros.


"...Esa tendencia de los políticos a aprovecharlo todo para encaramarse en el poder, debe dejar de una vez de ser utilizada con la Fiesta Brava. En nuestra mano está conseguirlo. Porque el toreo no tiene color político. Como todas las artes. La política, y hoy más que nunca, es un sucio juego de intereses, y el toreo es entrega y sentimiento. Tanto para quienes lo ejecutan como para los que lo disfrutamos. Y Dios con todos…"

"Ellos" somos todos

Por Paco Mora
El clásico y tan español “que lo hagan ellos” ya no vale porque “ellos” somos todos y no podemos continuar inermes viendo cómo se maneja la Fiesta los Toros como propaganda política ni como moneda de cambio.

Parece que va en serio. Las declaraciones de Nacho Lloret sobre La Fundación son claras y concretas. Y Nacho es un hombre joven e ilustrado de los que no viven de ilusiones sino de concreciones. La de los toros es una Fiesta absolutamente legal sobre la que hay leyes y jurisprudencia, que hay que utilizar para defender el derecho de todos los españoles que lo deseen a disfrutar del espectáculo taurino, sin más cortapisas que las que marque la Ley.

Basta ya de seguir lamentándonos mientras ponemos la cabeza en el tajo de quienes quieren cercenan nuestros derechos. La Fiesta es de todos y todos tenemos la obligación de colaborar -incluso económicamente- a que el equipo jurídico encargado de su defensa pueda actual con rapidez y eficacia. El clásico y tan español “que lo hagan ellos” ya no vale porque “ellos” somos todos y no podemos continuar inermes viendo cómo se maneja la Fiesta los Toros como propaganda política ni como moneda de cambio.

Esa tendencia de los políticos a aprovecharlo todo para encaramarse en el poder, debe dejar de una vez de ser utilizada con la Fiesta Brava. En nuestra mano está conseguirlo. Porque el toreo no tiene color político. Como todas las artes. La política, y hoy más que nunca, es un sucio juego de intereses, y el toreo es entrega y sentimiento. Tanto para quienes lo ejecutan como para los que lo disfrutamos. Y Dios con todos…