la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 18 de diciembre de 2015

Otra lección de 'The Special One' / por Juan Manuel Rodríguez



La noticia del día, la noticia de la que está hablando todo el mundo sin parar, es que un entrenador de fútbol ha renunciado a cobrar 55 millones de euros, el mayor finiquito de la historia, por no trabajar.

  • No es la primera vez que Mourinho se niega a cobrar por no trabajar, ya lo hizo, por ejemplo, en el Real Madrid. Mourinho renunció a cobrar la última temporada con el equipo blanco y su finiquito fue, por lo tanto, de cero euros.

Otra lección de 'The Special One'

La noticia del día, la noticia de la que está hablando todo el mundo sin parar, es que un entrenador de fútbol ha renunciado a cobrar 55 millones de euros, el mayor finiquito de la historia, por no trabajar. Porque, tal y como está este mundillo, no es noticiable que un club eche a un técnico cuando los resultados no acompañan; ni siquiera lo es que un club y un entrenador lleguen a un acuerdo amistoso cuando las cosas no van bien; pero que hoy en día, tal y como están las cosas, un entrenador de fútbol o un actor de cine o un ingeniero o un médico renuncien a 55 millones de euros que le corresponden por contrato es una noticia de impacto mundial que sólo puede protagonizar alguien muy especial. Y eso es lo que hoy ha hecho José Mourinho, que podría haber esperado perfectamente a que la situación se hubiera deteriorado aún más, que podría haber forzado la destitución y que, sin embargo, ha renunciado a 55 millones de euros que eran suyos, de su mujer, de sus hijos, de su familia, antes que ver cómo el Chelsea que él ayudó a posicionar se hundía definitivamente.

No es la primera vez que Mourinho se niega a cobrar por no trabajar, ya lo hizo, por ejemplo, en el Real Madrid. Mourinho renunció a cobrar la última temporada con el equipo blanco y su finiquito fue, por lo tanto, de cero euros. Contrasta la actitud de Mourinho con la de sus antecesores y sucesor en el cargo; todos ellos, desde Queiroz para acá, cobraron por no trabajar, incluidos por supuesto los madridistas de toda la vida, pero Mourinho no lo hizo. Y también contrasta esa actitud con la de, por poner sólo un caso, la de Iker Casillas, veinticinco años en el club y cuya operación de traspaso al Oporto estuvo a punto de verse frustrada por un millón arriba o abajo. El amor a unos colores se demuestra en cosas como ésta. Mourinho quiso salir bien del Madrid y hoy ha querido salir bien del Chelsea.

Hace un rato Luis Herrero me decía que el Chelsea es uno de los mejores clubes europeos y que se ha visto en la necesidad de prescindir de Mourinho. En cuanto a lo primero tengo que decir que no es verdad: como ya he dicho, Mourinho podría haber aguantado hasta ser destituido y su regalito de Navidad habría consistido en 55 millones de euros; en cuanto a que el Chelsea es uno de los mejores clubes europeos es relativamente cierto; el adverbio "relativamente" se lo ganó el Chelsea… gracias precisamente al trabajo de José Mourinho. El Chelsea fue fundado en 1905 y hasta 1954 no ganó ningún título, en ese caso la Premier; tuvieron que pasar 50 años para que el Chelsea ganara su segunda Premier… ¿Y con quién lo hizo?… Pues sí señor, con José Mourinho. De hecho, a lo largo de sus 110 años de historia, el Chelsea ha ganado un total de 25 títulos, 8 de los cuales se lograron con Mourinho como entrenador. Otro dato: en 110 años, 5Premiers, 3 de ellas logradas por Mourinho. Si el Chelsea es ahora uno de los mejores clubes de Europa es gracias al hombre especial que hoy ha llegado a un acuerdo con Abramovich para que así el millonario ruso no tenga que pagar 55 millones de euros.

Hoy no es en absoluto un día triste para mí sino muy alegre. El hecho de que a Mourinho le vaya muy bien me agrada pero, por otro lado, cierra cualquier posibilidad de una hipotética vuelta suya al Real Madrid. Hoy es un día alegre, primero porque Mourinho ha dado una lección de lo que significa querer y respetar a un club y porque, desde hace unas cuantas horas, está libre para fichar por cualquier equipo, también por el Real Madrid. Decía Arthur Miller que los que aman el dinero no lo regalan. Hoy Mourinho se lo ha regalado al Chelsea porque lo que ama el portugués por encima de todas las cosas es el fútbol. Otra lección más de The Special One.