la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 13 de junio de 2016

Madrid: Julián Agulla revienta Las Ventas con su libro "TOROS QUE HAN HECHO HISTORIA"




Julián Agulla revienta Las Ventas con su libro "TOROS QUE HAN HECHO HISTORIA"

Redacción 'Del toro al infinito'
Madrid, 13 de Junio de 2016 / Fotografías: La Loma
Pues así fue, un éxito sin precedentes en la historia del Aula "Antonio Bienvenida" de la Monumental de Las Ventas del Espíritu Santo". Nunca la presentación de un libro había convocado tanta expectación ni a tantísima gente -algunos estuvieron de oyentes en los pasillos- y jamás se había alcanzado la alta cifra de ejemplares vendidos, cercana a los dos centenares.


La acogida oficial del acto por Manuel Ángel Fernández Mateo, Dtor. del Centro de AA. TT, dio paso a la intervención de a excelente tribuna compuesta por José Luis Lozano, Sebastián Palomo Linares, el autor Julián Agulla, y el editor Vidal Pérez Herrero, -que ya es mérito en estos tiempos- dirigida por la periodista Noelia Jiménez, fue un motivo de atracción pero principalmente el éxito se debió a dos protagonistas, el toro y Julián. El toro es el imán para el aficionado, en el ruedo o el libro, y si este lleva la firma una persona como Julián Agulla, para el lector taurino supone un hierro de garantía que implica integridad, trapío, bravura y nobleza que, en definitiva, es lo que inspira este hombre admirado y respetado tanto en lo personal como en el mundo del toro. 

La pasión del Julián por los toros desde su más tierna infancia -de ello dio testimonio Palomo Linares cuando le recordó en sus comienzos de torero en la vieja Vistalegre- le llevó a zambullirse en su ambiente y actividad socio cultural, en el conocimiento y estudio de la tauromaquia, expresado a través de los medios, en todas sus facetas, y en la literatura taurina que, con este grandioso libro -ni es el primero ni será el último- ha logrado lo que hasta ahora se puede considerar su obra cumbre; cumbre para él y para el aficionado y también para el profesional que debiera tenerlo como libro de cabecera.


Refirió José Luis Lozano, como una curiosidad, que los toros lidiados más famosos suelen ser los que han provocado la tragedia, pero que, sin embargo, la gente no suele recordar el nombre de los buenos toros que con su embestida han elevado a la cabaña brava a las más altas cotas de prestigio y han hecho ricos a sus lidiadores. 


Por ejemplo, dijo, ¿quien recuerda el nombre del toro Cigarrón, de Atanasio Fernández, al que Palomo le cortó el rabo en San Isidro de 1972? Precisamente, y a pregunta de Noelia Jiménez, respondió Sebastián Palomo Linares que este toro no fue el más importante de su vida, estimando como tal el novillo que le permitió triunfar en Vistalegre en 1964 y que le abrió las puertas de par en par a su gloriosa carrera profesional.

Tras el colofón con las palabras de Julián Agulla describiendo deliciosamente la gestación de su obra, fue aclamado por los asistentes y se le vino encima la avalancha de lectores libro en mano y pidiendo su dedicatoria. Un refrendo de respeto y reconocimiento a su valía y personal y literaria.


Con esta obra de Julián Agulla, y con todo lo que hace y hará, la tauromaquia sale ganando, y nosotros lo aficionados también...
Gracias, don Julián.