la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 8 de noviembre de 2016

Aficionados sin memoria / por Juan Manuel Rodríguez



La reacción del antimadridismo ante la noticia de que Cristiano seguirá en el club blanco hasta 2021 es comprensible, pero... ¿la de algunos madridistas?... A lo mejor es cierto eso de que en la grada del Bernabéu, disfrazados, se sientan algunos de los más peligrosos y dañinos antimadridistas, aficionados sin memoria, seguidores sin recuerdos.


Aficionados sin memoria

Ayer, a eso de las once y media de la mañana, me referí aquí mismo a la memoria del fútbol (o, para ser exacto, a la ausencia de ella); dos horas después, en el palco de honor del estadio Santiago Bernabéu, Cristiano Ronaldo tomó la palabra y, mirándole directamente a los ojos, le dijo a Florentino Pérez lo siguiente: "El fútbol no tiene memoria, pero tú y el Real Madrid sí la tenéis". El boato que tuvo la renovación de Cristiano, del que carecieron por cierto las ampliaciones de contrato de Modric, Bale, Kroos o Lucas Vázquez, "relegados" a la sala de prensa, responde precisamente a eso, a la memoria que tanto el Real Madrid como su presidente conservan intacta. Es, en definitiva, el merecido reconocimiento que el club deportivo más importante de la historia tributa a uno de sus futbolistas más importantes, quizás el más importante después de don Alfredo di Stéfano.

Es importante la memoria. Y, para un club como el Real Madrid, que tiene 114 años de historia a sus espaldas, resulta crucial. Precisamente porque el Real Madrid como institución conserva intacta y fresca su memoria es por lo que se acaba de elegir por ejemplo presidente de honor a Francisco Gento. Sin memoria, nadie sabría quién es ni qué hizo La Galerna del Cantábrico ni tampoco que ganó ni más ni menos que seis Copas de Europa él solito. Porque el club tiene memoria, Paco Gento es hoy el primus inter pares del madridismo, su líder deportivo y su referente moral. Sin memoria, Gento sería uno más. Es fácilmente entendible que el Real Madrid no trate igual a Paco Gento, que colgó las botas en 1971, ni a su máximo goleador histórico, que aún está en activo.

El Real Madrid tiene memoria. También tiene memoria su presidente. Pero, ¿tienen memoria los madridistas o puede que carezcan de ella?... Empiezo dudarlo, más aún observando la reacción de algunos de ellos ante la noticia de la ampliación de contrato de CR7. Puede que la actitud de muchos aficionados del club blanco, que hasta ahora era traducida como pura y dura exigencia del empleador hacia sus trabajadores, no sea más que eso, ausencia de memoria. Ausencia de memoria mezclada con antropofagia. La reacción del antimadridismo ante la noticia de que Cristiano seguirá en el club blanco hasta 2021 es comprensible, pero... ¿la de algunos madridistas?... A lo mejor es cierto eso de que en la grada del Bernabéu, disfrazados, se sientan algunos de los más peligrosos y dañinos antimadridistas, aficionados sin memoria, seguidores sin recuerdos.