la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 14 de marzo de 2017

3ª de Fallas en Valencia. Se destapó Diego Carretero en tarde polar, viento huracanado y ruedo impracticable.




Se destapó Diego Carretero en tarde polar, 
viento huracanado y ruedo impracticable.

J.A. del Moral · 14/03/2017
En tardes nada taurinas como la de ayer, con casi nadie en los tendidos y a sabiendas de que hasta la mascletá se había suspendido y la plantá aplazado, la celebración del festejo fue un atrevimiento. Fue casi un milagro que al menos uno de los actuantes llegara a complacernos y hasta hacernos olvidar por momentos el suplicio que supuso sentarse en los desolados tendidos del coso de la calle Xátiva.

No pocos creímos y hasta deseamos que se suspendiera la novillada. Había que se muy aficionados para echarle ganas de continuar allí por si pasaba algo que mereciera la pena porque nunca habíamos visto a ninguno de los actuantes.

Diego Carretero, oreja, gusta en su debut en Valencia


Y, mira por donde, fue el que hizo de segundo quien nos compensó. Se llama Diego Carretero y es de Albacete. Otro diestro manchego que, de seguir como anduvo ayer con sus dos novillos de El Parralejo, seguro que se le abrirán las puertas de la gloria. Hasta pudo salir de la plaza a hombros de haber matado tan bien al segundo novillo como al quinto, lo mejor del envío ganadero. Un lote francamente aprovechable que Carretero no dejó escapar. Dejando aparte el bajonazo, la impresión que causó Carretero fue excelente. Sobre todo con la muleta que manejó con fácil donosura y hermoso clasicismo, adentrándose en el toreo eterno que es el que pervive por encima de modas y modismos frecuentemente en boga. Ahora estamos inmersos en los que he dado en llamar neotremendismo. Por eso me complació comprobar que al menos una nueva promesa no cae en ninguna locura.

Leo Valadez, por zapopinas


El mexicano Leo Valadez cubrió la papeleta frente al muy distraído ejemplar que abrió plaza al que mató certeramente. Pero lo más notable que le vimos fue su excelentemente interpretado quite por zapopinas y alguno de los naturales que enjaretó al cuarto novillo que tuvo mucho que torear. La espada le hizo guardia y tuvo que descabellar. Saludos y palmas fueron los resultados.

El alicantino Jorge Rico está muy verde. Se vio a las claras. Debió esperar al debut en Valencia y en una feria importante como es la de Fallas. Fue notorio que ha toreado muy poco. No logró atemperarse con el arisco y rebrincado tercer novillo. Y con el sexto, excesivamente castigado en varas, únicamente logró estirarse en algunos muletazos sueltos. Con la espada no lo vio claro en ninguno de sus dos oponentes.

Regresamos al hotel a toda prisa. Ateridos. Con miedo a contraer la gripe o un fuerte catarro. Rogando a Dios que cambie el tiempo.