la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 28 de marzo de 2017

Fuente Ymbro en Las Ventas: Una novillada modélica / Por Paco Mora



Los toros no son cochinos de engorde, sino animales bravos y encastados que han tener una movilidad especial para aguantar las largas faenas a que hoy están acostumbrados los públicos. El exceso de peso impide en muchas ocasiones que los toros den de sí todo lo que llevan dentro.

Una novillada modélica


Morfológicamente hermosos, bien presentados, con el trapío que exige la plaza de Madrid, caras serias y sin estridencias innecesarias. Así fueron los novillos de Fuente Ymbro. Embistiendo incansables, templados, queriéndose comer la muleta por abajo y varios de ellos descolgándose, como si quisieran colaborar a que todo lo que se les hacía con la muleta fuera bello, armónico y profundo. Un buen amigo y mejor aficionado madrileño me llamó por teléfono y me dijo: ”Esta tarde he comprobado cómo debe ser y embestir el toro bravo”. Estaba entusiasmado.

Luego he visto el vídeo que se publica en esta página digital, y la verdad es que lo he pasado tantas veces que no tengo otro remedio que estar de acuerdo con el entusiasmo de mi amigo. Y sobre todo me afirmo en mi idea de que pasar a los toros de romana va en contra de la grandeza de la Fiesta. Los toros no son cochinos de engorde, sino animales bravos y encastados que han tener una movilidad especial para aguantar las largas faenas a que hoy están acostumbrados los públicos. El exceso de peso impide en muchas ocasiones que los toros den de sí todo lo que llevan dentro.

En los años cuarenta, los toros que mataban las figuras de entonces, tenían menos peso y menos edad que los novillos de Gallardo lidiados el domingo en Madrid para inaugurar la temporada 2017. Y aquellos grandes toreros y sus cuadrillas llenaban a tope hasta los pasillos del Sanatorio de Toreros durante el verano. Quizá desde los medios de información deberíamos cantar la bravura, la movilidad y la casta en vez de las chuletas y los solomillos. La Fiesta saldría ganando. Sin duda. Estoy convencido de que aligerándolos de peso la mayor parte de los toros de Fuente Ymbro y de algunos otros hierros, darían el juego que dieron los novillos lidiados en Madrid.