la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 26 de marzo de 2017

"EL TONTO NO DESCANSA": Rajoy, contra la libertad lingüística y con los Països Catalans



Rajoy, el inolvidable libertador de Bolinaga, carcelero y torturador de Ortega Lara, ha traicionado a los asesinados por la ETA no sólo en el País Vasco y Navarra, sino en toda España, porque los mataron por ser españoles, y cayeron en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Sevilla o Calviá, donde fue brillante alcalde Carlos Delgado. Y ha destruido minuciosamente al partido en beneficio de sus pequeños objetivos de Gobierno y a costa de su presencia en las fronteras más difíciles. Degradó al PP de María San Gil hasta convertirlo en la ovejita lucera que pastorea Alfonso Alonso en la majada presupuestaria del PNV, para que Urkullu tenga a sus etarras en casa por Navidad y para que la ETB tenga dinero para insultar a la inferior y ovina raza española. Ha sacrificado al PP de Cataluña, poniendo a Kikirikí Margallo y Supersoraya a dialogar con los golpistas mientras arrincona a Xavier Albiol y lo que queda de aquel PP de Vidal Quadras que fue la única oposición, durante décadas, a la banda de Pujol, Mas y demás.


Rajoy, contra la libertad lingüística 
y con los Països Catalans


Ayer el sector oficialista del PP de Baleares, al que apoyan Rajoy por tierra, Cospedal por mar y Maíllo, menordomo de Soraya, por aire, rechazó una enmienda de Carlos Delgado, apoyada por el candidato Bauzá, sobre libertad lingüística, que supone la defensa de elección por los padres del colegio y de la lengua vehicular en que quieren que estudien sus hijos. Con ello, Rajoy respalda la política de creación de los Països Catalans que pasa por imponer el catalán como lengua vehicular en todos los tramos de la enseñanza, paso esencial, como en Cataluña y la Comunidad Valenciana, para la voladura del régimen Constitucional y la destrucción de España.

  • Corrupción y/o nacionalismo
  • Prohibido debatir en período electoral
  • La lengua española, el enemigo de los antiespañoles.