la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 24 de marzo de 2017

Recemos a San David por las piernas de Gareth Bale / por Juan Manuel Rodríguez




Recemos a San David por las piernas de Gareth Bale

A rezar. Cuando las selecciones raptan a los jugadores hay que ponerse a rezar. Reza más y más deprisa, por supuesto, aquel club que "aporta" mayor número de futbolistas: el Real Madrid tiene a 16 jugadores repartidos por el mundo, de modo que tiene que rezar bastante más que los demás. Un periodista me decía el otro día que a él le "faltaba Lucas Vázquez" con España; a mí sin embargo no, a mí me sobran todos los demás: Lucas está bien donde está, durmiendo en su camita y entrenando para el Madrid, que es el club que le paga. Mientras que el calendario no se haga con la cabeza sino con los pies, en claro guiño al deporte rey, no habrá nada que hacer. Y sé que esto que digo es políticamente incorrecto... pero me da igual. Deseo que a España le vaya bien, pero esta federación española tiene tanto que ver con la nación española como yo con el foxtrot. Lo dicho, a rezar.

El partido se juega en Gijón, fantástica ciudad con maravillosos aficionados, sí, pero con el único Ayuntamiento de España que apoyó en su día al movimiento anti Estado de Israel. Más allá de la tontuna, que demuestra la idiocia que nos consume, la noticia habría pasado inadvertida de no ser porque esta noche España juega... precisamente contra Israel. Dos horas antes del partido, nuestros visitantes tendrán que soportar que a las puertas del estadio se monte una manifestación en su contra; todo, como puede verse, muy edificante. De este sinsentido me advirtió hace ya bastante tiempo Mario Noya, que fue el primero en comentarlo en El Primer Palo. Lopetegui podría haber elegido cualquier ciudad, cualquiera, pero escogió Gijón; y, una vez metida la pata, el seleccionador podría haber mantenido allí la concentración para luego viajar directamente a París pero ha preferido regresar a Madrid para, desde aquí, volar el martes a Francia. Tan rematadamente mal lo ha hecho Julen que por un momento, aunque he de reconocer que breve, me ha recordado a Del Bosque.

Recemos, pues, todos juntos. Y pongámosle a San David, patrón de Gales, más velas que al resto. Recémosle a Dewi Sant por nuestro Gareth Bale, a quien Roy Keane ha amenazado con llevárselo por delante: "Hay que placar y golpear a Bale. La lucha es parte del juego sangriento". Keane nunca estuvo en sus cabales, de hecho sus amigos le conocían como Psicópata y sus enemigos le llamaban directamente "hijo de puta". Ahora ejerce como segundo seleccionador irlandés y desde el banquillo sigue diciendo y haciendo exactamente las mismas patochadas que cuando era jugador. Pero nadie ha salido a desmentirle, nadie ha dicho "Roy ha metido la pata" o "Keane se ha pasado tres pueblos, no iremos a por Bale". Keane ha amenazado físicamente a Gareth Bale y nadie, y mucho menos la FIFA, ha dicho que sea ninguna locura. Así que el jugador galés del Real Madrid no visita esta noche el Aviva Stadium sino Saigón. Recemos.