la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 28 de septiembre de 2011

TRAGEDIA O SENTIMIENTO ¡BARCELONA LIBRE! / Por Aquilino Sánchez Nodal



TRAGEDIA O SENTIMIENTO 
 ¡BARCELONA LIBRE! 


Aquilino Sánchez Nodal

Madrid, 27 de Septiembre de 2011
El mes de Septiembre se ha tornado lúgubre en Barcelona. El barco taurino ha naufragado entre lamentaciones, llantos tardíos y mareas envidiosas contra todo lo que lleve el marchamo España. Un día 25 señala el punto y final absurdo de toda la historia taurina de Cataluña. Es el epílogo canalla que llena de orgullo a unos independentistas corruptos y a unos socialistas traidores. El año en que el desempleo en España alcanza los seis millones, los políticos desde su obscena seguridad mandan a la horca a miles de obreros y artistas del sector taurino. 
En la Plaza de Toros Monumental de Barcelona se anuncia la vuelta de J.T. para que eche el cerrojo y tire la llave. No en vano, él místico y su apoderado son del mismo club de millonarios de los incapaces gobernantes de la generalidad. Los silencios del torero han terminado en Barcelona. No nos preocupemos, no pasa nada y si pasa, los mismos inútiles que lo han prohibido lo volverán a restituir cuando les interese. Los deseos de posesión de las gentes ajenas, que no aficionados, no quieren perderse el mortuorio acontecimiento.

Controlan los billetes puestos a la venta por la empresa y la taquilla “R” de reventa, que inflan cifras induciendo a la glotonería para contentar a sus amistades de camada. Unos y otros hablan en voz alta de la larga ausencia del fenómeno en la Capital de España, Barcelona es más glamourosa e interesante para artistas “raritos” o excepcionales. 

¿Cuándo fue la última vez que toreó en Madrid? preguntan con sorna estos paletos que, “se los ve por el pelaje que van de corretaje”. Todos quieren lucir traje y clavel en el tendido aunque han votado que se cierre la Monumental. Difícil está la cuestión de conseguir entrada gratis y no lo televisionan por el canal basura catalán. ¡Hay que joderse otra vez el vulgo multi étnico gritando libertad en español!. ¡Todo por la pasta!. Los toros en directo solo para fenicios separatistas enchufados de ciu y soe. 

Llenaron los tendidos, vieron y salieron convencidos de que Barcelona posee el toisón de las tauromaquias. Al mismo tiempo lamentan que en aquel espectáculo celestial cayera el telón pero es otra forma de demostrar su odio a España. No sienten tener que volver a su monótona vida de chanchullos y pillaje, ¡tendrán mucho que contar a su regreso del limbo o de la cárcel!. 
Disertarán sobre la emoción, la valentía, la angustia, el miedo, la tragedia y el intento de suicidio que una vez presenciaron en José Tomás cuando existían las corridas de toros en Cataluña. No recordarán el arte, el sentimiento, la pureza y perfección de las faenas contempladas, ni siquiera, de lo que habían hecho los otros dos toreros, uno su paisano Serafín Marín. ¡Solo los importa que estuvieron en la Monumental cuando J.T. los brindó un toro y presumirán de que tenían localidades para invitar a su piara a ver, otra vez, al super torero en Barcelona y que han colaborado en asegurarse que aquella corrida de toros a la española ha sido la última. 
La ciudad condal siempre ha sido un destino profesional y de ocio para inquietos de toda España y aficionados, como yo. Se acabó, no iré más a esa secuestrada ciudad porque son unos buitres resentidos, envidiosos, vulgares y mezquinos que no merecen un duro español. No importa lo que ha sucedido en esa corrida de la barbaridad pero recuerdo otra mucho más interesante y celebrada en la España libre. Siempre que actuaba Curro Romero se colgaba el “no hay billetes” sin tanto alboroto y con mucho más arte. Sucedió en Sevilla

En el patio de arrastre de la Monumental de Barcelona se encuentran por casualidad dos amigos aficionados; uno veterinario taurino, ya retirado; el otro, empresario de plazas de toros, de “rastrojeras”, llamados modestos. 

- Pregunta el viejo veterinario. ¿Recuerdas otro acontecimiento con tanta expectación como la de hoy?. - Ocurrió hace algunos años en Sevilla. Fuimos juntos a una corrida, con la misma dificultad para conseguir entradas. Al final, don Diodoro Canorea te dio dos billetes, bajo de sombra. ¿Te acuerdas a quien fuimos a ver?. 

- Aquel torero era el principio del fin en la Feria de Abril de 1.993. ¡Que tarde de 

cante grande!. Una trincherilla y un kirikikí dieron paso al obligado volapie. Pinchazo y descabello, dos orejas en el primero de la tarde. Pero en el cuarto . . . desde que salió aquel de Rojas, con 588 Kilos, el más grande de los seis. Lo mira Curro y con la cabeza le dice que sí, a Rafaelito Torres. Romero abre su capote al momento y el toreo angelical se dibuja en verónicas interminables. Luego, con la muletita, aunque solo con la derecha, un aroma de pureza torera auténtico. Esa es la verdad del toreo eterno. Otras dos orejas al esportón del camero. 

No existe pluma que describa el sentimiento. La emoción y el miedo son patrimonio de cada cual. La explicación del sentir en cada toro es personal. 

En el toreo, la muerte y la vida, el arte y la belleza en cualquiera de sus forma hacen de la Fiesta un espectáculo único, diferente, arrollador, con todo su pasado y su patrimonio de tradición para el futuro. Esto es lo que nos obliga a vivir y defender las corridas de toros de ataques furibundos y traidores, a todos los españoles. ¡Viva Barcelona mártir! 

Con todo mi respeto, admiración y cariño a los ciudadanos libres y aficionados de Cataluña y el reproche por la parte de culpa que les corresponde, a los habitantes catalanes y a los demás españoles por tolerar esta demostración facciosa. 

Culpables … ¡TODOS!.