la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 18 de octubre de 2010

EL TORO BRAVO Y EL ENEMIGO MANSO / Por Aquilino Sánchez Nodal

Tauromaquia de Juan Barjola

El toro bravo y el enemigo manso
     
Por Aquilino Sánchez Nodal
     Con todo este lío de cultura o delincuencia colaboramos a encubrir los problemas terribles que están deshaciendo España en manos de ineptos y traidores gobernantes.

     En respuesta a las noticias de las visitas de los artistas a los aireados ministerios y su postura “pastelera”. se refuerza el debate –“toros sí, toros no”. Los aficionados, otra vez más, damos explicaciones a los “merluzos” enemigos: 

     A los que no comprendéis por desinformación las corridas de toros: - Merecéis todo el respeto, el mismo que exigimos para los que estamos dispuestos a defender nuestra afición y pensamos que la única manera de conservar un animal casi perfecto, noble, fuerte y que ha llegado a nuestros días con su fiereza integra es ser protagonista de este incomparable suceso. A los leones, tigres, elefantes o cualquier otra fiera, los hombres y mujeres, como ustedes, han hecho, de estos animales, sus mascotas. Les gusta el circo, pueden llevar a sus vástagos o ir sus niños solitos, (nuestros hijos de 12 años no pueden asistir a una corrida de toros) y se ríen de las fieras maltratadas, domadas y muertas en vida para goce y disfrute de una gentuza insensible como ustedes. No digamos de su canario, pez, perro, galápago, iguana, etc . . . Si tanto les importa el toro bravo apadrinen a uno y llévenlo a su casa. No ¿verdad?, compartir molesta. ¿Han visto un espectáculo en que un toro bravo salte por un aro? ¿O que de la patita a su domador?. Es como es gracias a las corridas de toros. Los ignorantes, que dedicáis,  ataques furibundos a los aficionados, sois una nube tóxica que desata su adrenalina clamando contra personas que disponemos, generalmente, de una buena dosis de ironía y distancia, pero … “cuidadín”, que se puede llegar a acabar. 

     Es extremadamente desalentador el hecho de que hagáis vuestras  cruzadas, no contra el toro, que nada os importa, son para abordar otras ideas cercanas que no tenéis al alcance de vuestra mano. Nunca habéis participado, ni siquiera presenciado una corrida de toros. El ataque a muerte contra los toros os ha surgido de la nada, de la mala baba hacia el ser humano que envidiáis. Habéis convertido un espectáculo único en una novela negra. Queréis trazar la involución desde vuestra propia vida y mira que hay cuestiones que atañen directamente a hombres y mujeres de este mundo: el hambres, los niños soldados; niñas mutiladas y jóvenes obligadas, llantos de incomprensión y casas que son un potro de tortura, impotencia que obligan al suicidio, incultura que lleva a la pobreza, soledad que fabrica dementes; … y vosotros, afortunados antitaurinos, solo queréis aniquilar  al toro bravo. No os molestáis en comprender que el toro está en las dehesas de España soñando con tardes de sol y triunfo y no quieren que los metáis en una jaula o en un geriátrico como hacéis con vuestros padres para que mueran a oscuras y solos sin darles la oportunidad de morir matando.