la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 5 de octubre de 2010

TOREROS EN EL PRICE / Por Pedro Javier Cáceres

 La ministra y el artista

TOREROS EN EL PRICE

Por Pedro Javier Cáceres 
Vestidos de calle, a media etiqueta, entre cursi recepción del pintón embajador de Francia y alivio de luto, para vestir el muñeco, por la prohibición de los toros en Barcelona, que les importa nada (la prueba es que obviaron deliberadamente comentar el “tema” y auscultar la opinión de la Sra. Sinde), los toreros que más torean, entre los cuales se encontraba alguna figura, acudieron a la cita que, en segunda convocatoria, estaba marcada en la agenda de la Sra. Ministra de Cultura.

El encuentro fue en la sede ministerial, antiguas instalaciones del añorado Circo Price madrileño.
Los toreros (seis y el “reserva” –aquí sí, la cultura, el lenguaje taurino podría ser cruel-), todavía no han explicado en representación de quien iban, quizá ni siquiera convencidos de representarse cada uno así mismo. 

El caso es que llevaban tres puntos en “su” orden del día:
Solicitar la transferencia de Interior a Cultura
Mediar ante las instancias habilitadas para plantear un recurso de inconstitucionalidad de la Ley abolicionista catalana.
Interceder para declarar “los toros” como BIC.

La “planilla”, pauta o guión, de los toreros no coincidía en nada con el objetivo de la Ministra que redujo la “reunión de trabajo” a un encuentro de “perfil bajo” consistente en un almuerzo tertulia con “menú del día”, semi clandestino y condicionado: nada de fotos y el asesor jurídico de la “pandi” rechazado en el reconocimiento: a la puta calle.
Y a la misma puñetera “rue” todos, tras el café y los postres.

Ni siquiera pudieron dar la ¿rueda de prensa? con sus impresiones en la misma sede, profusa de estancias para ello, no fuera que las cínicas palabras de la Ministra se las creyeran como sinceras “las puertas de Cultura están abiertas a los “toros”.

La Ministra -lúcida sobre el éxito de la encerrona “como único espada”, constatada la mansa pastueñez “zalduendina” del lote que le habían preparado sus veedores- pensaría que si a las primeras se lo creen que les da la mano, esta podría reducirse a muñón.
Y con el “rabo entre las piernas” (no en una mano como complemento de las “dos orejas”) allá que se fueron a un hotel a contar, como pudieron, su experiencia y dicen que conclusiones. ¿Se imaginan a Mouriño tras los entrenamientos o partido dando su “charleta” en la redacción de Elimparcial.es ?
En dicho remedo de “conferencia de prensa”, además de estar “encantados de haberse conocido” y sentirse profundamente agradecidos por el trato –al parecer no sufrieron ningún piquete antitaurino- pasaron a exponer, como prueba, por todo,un papel casi de estraza burdo y chapucero que versaba sobre la idea de la Ministra del “valor cultural de la Fiesta”, como primera premisa o cuestión previa y el compromiso, textual, de la posibilidad de creación de una comisión de expertos -¡con dos cojones!- que estudiaría la adecuación de La Fiesta a los tiempos actuales (no se explicita si suprimiendo la suerte de varas, si obviando la muerte a estoque, o si la promoción y difusión que se cacareaba iba a ser mediante juegos de Play Station en versión Bambi y realizada por Walt Disney).
Al pie del papelito, a mano de párvulo o becario víctima de la LOGSE o viciado por los sms, se añade eso de “los toros no están prohib (así está escrito) en cultura”.
Como segunda premisa la asunción de despolitizar y desideologizar La Fiesta ni propiciar cualquier debate en tal sentido.
Conclusión: los toreros han proclamado al 30 de septiembre de 2010 un “día histórico”.
Fue el día que siete de ellos traspasaron el umbral del antiguo Circo Price.
Un día histórico. Así está el toreo…
Juzguen ustedes mismos y saquen sus conclusiones. Si bien algunas reflexiones al respecto.
La reunión con la Ministra es consecuencia de un calentón de las llamadas figuras del toreo horas después de prohibirse los toros en Barcelona.
Barcelona era el reclamo. Se amparan en el PP con el que marcan una línea de actuaciones conjuntas.
La primera en la frente: solo acude Pío García Escudero y no Soraya Sáenz de Santamaría con la que se contaba.
El PP anuncia proposición de ley inmediata, que entre otros objetivos tendría como consecuencia la “foto”, el retratarse en la cámara uno a uno los diferentes diputados sobre su postura hacia La Fiesta y la decisión de presentar un recurso de inconstitucionalidad a la ley catalana para lo que bastaban 50 diputados o senadores. Esto fue sobre el 29 o 30 de julio.
El PP, ni lo uno, ni lo otro. Ni está, ni se le espera.
Enredar sí. Es más, mareando la perdiz, según un portal taurino, el pasado jueves estaba previsto presentaran en el Senado una moción al Gobierno para declarar los toros como BIC y dar traslado a la Unesco. No se sabe que haya sucedido nada.
El PP no quiere que su posicionamiento sobre la prohibición en Cataluña sea en solitario y pueda perjudicarle en las inminentes elecciones catalanas. Para ello se provoca una reunión con La Mesa del Toro y el portavoz socialista José A. Alonso. Este, entre grosero y prepotente viene a decir que con los del PP y con los de “los toros” no van a recoger ni una herencia.
El PP se aflige, y el partido en Cataluña se apresura a “lavarse la cara” manifestando que cualquier pacto posible, postelectoral, con Convergencia u otros que fuera necesario para formar el gobierno de la Generalitat estaría supeditado a la revocación de la prohibición. Del recurso de inconstitucionalidad nada. Lo peor es que una vez celebradas las elecciones ya es tarde para estar en plazo y presentar el tal recurso.
Con estos precedentes se presentan los toreros ante la Ministra. Y de Cataluña, nada. Mudos. ¡El arte!. ¡Ole, el arte!
Queda claro una cosa: van a lo suyo.
Otra, ya lo comenté la semana pasada: El toreo es el “ejército de Pancho Villa”.
Así La Mesa del Toro, al margen de “los 7 principales”, quema un penúltimo cartucho e invitando al empresario de La Monumental visitan a la Defensora del Pueblo en funciones, quien al parecer está por la labor, sin complejos, de presentar el tal recurso.
El PSOE sigue haciendo de las suyas, y parece que estos toreros no se enteran: con su inestimable apoyo Bruselas podría retirar las subvenciones al ganado de lidia.
A pesar de todo ello, que no es más ni menos que política, La Ministra consigue que “los chicos” traguen con no politizar el debate y manifestar que los toros no tiene ideología, lo cual es obvio. Ni ideología ni perrito político que le ladre. Bueno el que ladra no muerde, como se refuta. Y yo repito y digo claro y alto: ¡claro que hay que politizar el debate! Y muchos pensamos seguir haciéndolo aunque solo sea para conseguir la foto; que cada cual se retrate, de verdad. Al menos en declaración de intenciones y medias verdades, porque la prueba del algodón, que todavía no se ha exigido a los políticos, es la inclusión sobre la protección, fomento y difusión de La Fiesta en los programas electorales; tanto para las generales como las autonómicas, incluso municipales. Ese matiz se les ha escapado a los taurinos. Y los políticos, todos, listillos, no quieren dar pistas. Pero servidor lanza el reto. A los unos y los otros.
Sobre la representatividad de los toreros visitadores se me ocurre que si hubiere la percepción que son la artillería de La Fiesta por su condición de figuras, no habrían solapado su rueda de prensa con la celebración de una novillada a la misma hora en Las Ventas. Que ocasión mejor para asistir a los toros, significar su apoyo en un festejo de promoción, darse un baño de multitudes y aprovechar las magníficas salas multiuso del lugar más apropiado, la primera plaza del mundo, para explicar, concluído el festejo, a prensa y afición las sensaciones y conclusiones de la reunión ministril. Ellos a lo suyo. Quizá ni sabían que tal día a tal hora había toros de feria en Las Ventas.

Todo puede tener una explicación. El grupo de toreros visitadores estará ocupado en el inverno, además de los “bolos” americanos, en acertar donde colocar, invertir, sus dineros. El resto, casi, la gran “masa obrera” de La Fiesta, más que ocupada, andará preocupada en como pasa los fríos con “las canales”.
Todo ello quizá argumente su obsesión victimista y un tanto acomplejada para ser declarados artistas administrativamente como objetivo tan exclusivo como egoísta.

Ahora quieren verse con Rubalcaba. Luego con Zapatero. Nada extrañaría que pidieran su ingreso en el sindicato VIP de “la zeja”. Ya que el arte ni tiene ideología ni debe politizarse. ¡Con un par!