la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 4 de octubre de 2010

MIREN AL PAJARITO.../ Por Aquilino Sánchez Nodal

La Ministra
Esto sí que es arte, sobre todo para el trinque de la ceja


Miren al pajarito 

Por Aquilino Sánchez Nodal
Todos sabemos que no se obtienen resultados si se defiende al toro con maneras amables y razonables. No se pueden reclamar subvenciones y exigir reparaciones durante un almuerzo “pijo” y cortés en el comedor de un Ministerio. Más que una reclamación resulta una petición de perdón por los pecados cometidos por ser torero. La puesta en escena, el 30 de Septiembre, para disfrute de la teatrera González Sinde Cencia, no ha sido más que una ficción que causa vergüenza en los aficionados a las corridas de toros. Las formas sumisas de nuestras máximas figuras taurinas no han sido más que la realización de su sueño personal, sin intención de exigencia para resolver unos problemas que pueden acabar con la Fiesta. No han mencionado, ni siquiera han tratado de informar del asunto que les debía llevar allí. Solamente, que quieren que se les reconozca como artistas. ¿Vaya panda de pueriles comisionados!. … Y, sin embargo se muestran felices y piensan que los han escuchado en el escaparte del oscuro Ministerio de Cultura. Salen eufóricos y dispuestos a pedir audiencia y clemencia al otro enemigo del toreo, al Rodríguez I de Monclovia. La visita a la cineasta no ha sido más que otra “chuflada” de los letrados toreros que no interesa a los políticos de cualquier color y mucho menos a la despilfarradora representante del cine nacional. Tertulia de servilleta y “moín”:

-    “¡Hola señora Red!, ¿Nos conoce?. Venimos a declararnos artistas y deseamos, que, desde hoy, a los más famosos toreros, no reconocieran como, “Expendedores de Arte Taurino”.
-      Bueno, conozco a uno o dos de vosotros, pero la audiencia es para saborear una comida informal que yo, bueno mi ministerio, invita. Después, pato, pollo o polla asados, “suflée su le globe” y a la calle.
-     … Y, ya sabéis que la puerta del Ministerio la tenéis abierta pero ahora, la tengo que cerrar, no se lo larguen a los del partido y el problema sea mío. … Pero os podéis retratar en la acera. ¡Avur!. ¡Miren al pajarito!. En la Plaza del Rey: 
  
-         Ponce.- ¡Que bien nos ha recibido!.
-         Cayetano.- Mira que tiene estilo la señora Ministra.
-         El Cid.- Que espléndida echándonos de comer.
-         El Juli.- ¡Me ha oído y se ha “quedao” “pasma”. Con la boca abierta!.
-         Morante.- ¿Ha veis visto como me miraba?. “Lampresionao “mijojos”.
-         Perera.- Ya “pos”, ya …no se si, “pos” sí, creo que sí. 
-         Talavante.- “güeno, … claro, gu, gu, güeno, … claro.

Y se hicieron la fotito, sin la Sinde Cencia. Involucrase “nasti de
plasti”, que una cosa es “jiji, jaja” y otra que la vean con matadores de toros los votantes de la lechuga, la mala baba, la intransigencia, los vagos y maleantes independentistas y su jefe destructor.
     Sin duda, la representación taurina elegida no es la adecuada. A estos no les afectan los problemas del sector. No tiene nada que pedir o cambiar, les va de maravilla. La ministra les pegó un pase de pecho por barba y tan felices.

     Desde Pedro Romero, pasando por José Delgado y hasta el último del escalafón de 2.010, los toreros han hablado en el ruedo, solos con el toro, no en comandita, con una política farfullera y lista que los ha invitado a comer. – “La verdad del toreo es tener un misterio que decir, y decirlo” Rafael Gómez, “El Gallo”. 

     ¿Queréis demostrar lo artistas que sois?
     Madrid, 17 de Junio de 1.931, Ocho matadores, la flor y nata de la época: Diego Mazquiaran, “Fortuna”, Marcial Lalanda, Nicanor Villalta, Fausto barajas, Luis Fuentes Bejarano, Vicente Barrera, Fermín Espinosa “Armillita Chico” y Manolo Bienvenida. Las condiciones parecidas a las actuales; gobierno socialista, alcalde del partido Pedro Rico; paro terrible en España, arcas vacías por la incapacidad de los gobernantes. Los ocho artistas se apuntan a una corrida de toros para demostrar el arte y la solidaridad que distingue a los matadores de toros. El dinero recaudado para ayuda de los parados de la construcción madrileña. Ningún torero cobró, ni matadores, ni cuadrillas, ni ganaderos.

     Ya tenéis jurisprudencia. Sois siete, fichar a José Tomás. Festejo a celebrar en Barcelona, entrada gratis,  billetes repartidos entre los aficionados catalanes para  fomento de las corridas de toros en aquellos páramos taurinos. Es urgente, no hagáis como siempre, que llegáis tarde y la prohibición está ahí, luego, las lamentaciones, los llantos y los rasgados de vestiduras. 

     Arte de Torear, los aficionados lo entendemos, no necesitáis un cordón de seda al cuello que os identifique. Hay algo más, el alma de los toreros está compartida con la de los aficionados, son un mismo individuo. El Arte de Torear reside en el alma del torero y por lo tanto, del aficionado. Las otras artes plásticas, musicales, arquitectónicas o artesanales emanan de la cabeza del artista. No se pueden comparar.