la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 13 de octubre de 2010

VINOS, ROSAS Y ESPINAS DE LOS ROGER / por Aquilino Sánchez Nodal



VINOS, ROSAS Y ESPINAS DE LOS ROGER

Por Aquilino Sánchez Nodal
Madrid ,13 de Octubre de 2010
- Tal como anunciaban los pronósticos el gobierno no puede continuar debido a su incompetencia para dirigir el país. La desunión entre las diversas familias políticas dentro del propio partido socialista, el caciquismo, la corrupción, la malversación y la falta de respuestas a los problemas que acucian a la población son suficientes motivos para ver desaparecer a los incapaces que rigen, de tan fatal manera, el destino de los españoles. La barbarie es desmesura con el despilfarro más ostentoso, reparto de caudales del estado a sus votantes, botarates amigos, regalo de empresas públicas a firmas extranjeras, subvenciones a golfos dictadores asesinos, banqueros chorizos afines, alcaldes prevaricadores fieles, vagos y maleantes sindicales y porristas, oscuras fortunas privadas a barones del partido, del gobierno y funcionarios de alto rendimiento, insaciables votos pagados a independentistas fenicios. – Diario “El Motín”.

En fin todo igual, según el torpe destructor engreído ¡Por el pleno empleo!. También hay que recordar las nuevas leyes impuestas, aborto, I.V.A., decretos laborales, planes salvadores de la ruina económica, Gripe A, Aeropuerto de Ciudad Real y León, Afganistán, medallas al mérito retribuidas a sicarios, seis millones de parados, etc. … se podría escribir un “Suma Artis” de 22 tomos con las hazañas de estos majaderos progresistas de traje inglés y champán francés.

No cambian, son los mismos que arruinaron al país en la primera república disuelta desde Lisboa por Ruiz Zorrilla, perdieron las colonias de Filipinas y Cuba y nos llevaron a la guerra con la segunda. Cualquier chanchullo, las mentiras, la miseria, la vuelta al subdesarrollo de España y el despotismo, están justificados para que el partido siga en el poder. Nunca olvidemos como llegaron y sus víctimas.

Bien esto sirve como documento del último tercio de XIX y el actual estado de la nación. En ambos casos a las gentes se las confundió con los toros. En la primera ocasión, “Pan y Toros”, Zarzuelas y corridas .- “Cuando el pueblo tiene hambre cualquier cosa le gusta”.

Ahora la prohibición, las proclamas y las tonterías de todas las partes, pasarela “Tauroyqué” incluida. El éxito consiste en desviar las preocupaciones mientras destrozan, una vez más, España los mismos de siempre. El gobernador civil de Madrid era el médico don Pedro Mata, autor de la famosa obra “Medicina Legal” y también de numerosas poesías desafortunadas casi siempre. Vivía en la misma casa que Bretón de los Herreros con el que se llevaba muy mal por cuestiones de chinchorrerías de vecindad artística. Bretón le dedicó al señor gobernador este poemita:

Vive en esta vecindad

cierto médico poeta,

que al pie de cada receta

pone Y es verdad.

Con el patio patrio destartalado al barrio “Manolo”, zona libertaria de España, por estar ocupado por “Chulapas” y “Mendas” de jolgorio perenne, llega una familia en busca de mejor vivir. Procedente del Levante, con la ilusión y blusa se instalan en la Capital. José Roger, apodado “Valencia”, de profesión banderillero, en sus vistas a Madrid, con la cuadrilla de “El Espartero” frecuenta una taberna, alejada de los ambientes taurinos principales situada en la calle de Santa Ana número 4, vía que une la de Toledo con la Ruda. Parte alta del Rastro, en los aledaños de la plaza de Eloy Gonzalo. Toda la manzana fue destruida por las llamas en el incendio del teatro Novedades. El establecimiento es pequeño pero se remata con una vivienda en su parte alta. “Valencia”, retirado, obtiene todo lo que desea para él y su familia, un negocio para subsistir y una casa en la que poder vivir con su familia.

Al instante de hacerse, Pepe Roger, cargo de aquel local que estaba abierto desde 1.895 y que vendió, con urgencia, el primer dueño por asunto de precariedad y mala clientela, se llena de personajes del mundo del toro.

Clarines y timbales reciben a los toreros del arrabal madrileño: Andrés del Campo “Dominguín”, nada que ver con los de Quismondo, malogrado por un toro de Miura en Barcelona en 1.908, Julián Saiz matador alcarreño, Luis Regatero, “Regaterillo”, banderillero de los madriles en la cuadrilla de don Luis Mazzantini. Don Antonio Márquez, “El Belmonte Rubio” vecino de la calle de Las Velas, hoy de López Silva, y el más importante matador de toros que fuera nacido en Madrid, Vicente Pastor, “El Chico de la Blusa” por el que Roger siente una especial simpatía. Picadores, banderilleros, maletillas y otras especies autóctonas del toro encontraron una forma de subsistencia en aquella taberna. El recorrido taurino de la zona se cierra para disfrute de la procesión de las gentes del toro con dos establecimientos del morapio: Antonio Sánchez, en Mesón de Paredes y “Vinos” de la familia Roger. En el centro existían varios locales similares pero de más lujo y esplendor por su clientela de los que nos ocuparemos en un artículo próximo.

En aquella casa nacieron los tres vástagos de José Roger, los hermanos Pepe y Victoriano “Valencia” y la hija Margarita. Victoriano, “Valencia II” muere en el barrio de Hortaleza a las afueras de Madrid en la guerra civil. José Roger, ”Valencia” recibió la alternativa de Juan Belmonte. Victoriano Cuevas Roger “Valencia V”, sobrino de aquellos, ilustre matador que recibió la alternativa en la plaza de toros de Barcelona de manos de Antonio Bienvenida. Victoriano Valencia es suegro de Enrique Ponce y nieto de aquel valiente que mantuvo abierta una taberna en la que se servía vino a toreros, casi siempre de “balde”. El local fue traspasado a un cliente, vecino del barrio y matador de toros, Antonio Márquez, en 1.929.

Esta es la historia de “otra taberna” repleta de ambiente, anécdotas y discursos taurinos. Por sus puertas salieron dos matadores de toros del mismo apodo y uno de talla superior para su presentación en la plaza de toros de Madrid, carretera de Aragón, el niño de los “recaos” del tapicero de carros de la Ribera de Curtidores, nacido en el mismo barrio, en la calle de Santiago el Verde, que no en la de Embajadores. Para que conste.