la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 27 de junio de 2012

Fiebre del mano a mano feriante / Ricardo Díaz-Manresa


Morante y Manzanares

"...No se van a enfrentar. Simplemente torean juntos el mismo día. El mano a mano es otra cosa : hay que decidir quién es el gallo o quién manda o quién es el mejor porque hay piques previos. Esto de los mano a mano necesarios para ver si el público va es como la peli Dos Cabalgan Juntos. Y amigablemente..."

Fiebre del mano a mano feriante

Ricardo Díaz-Manresa
26- junio- 2012
Ya sé que va menos gente a los toros. En San Isidro, no obstante, se notó poco, pero en Jerez y Córdoba fue espeluznante, hasta el punto de que los hermanos Chopera, Óscar y Pablo, salieron corriendo del coso de los Califas nada más acabar la feria y palmar lo que palmaron, dicen que 400.000 € frente a los 150.000 de la temporada anterior. Los dos primeros días de Granada, con alternativa de diestro local, con Fandiño y el día siguiente de la puerta grande de Madrid con el triunfador David Mora…y otro cartel arregladito –el de los mediáticos tan esperados en otros sitios- fueron de ruina total. También en Málaga, el día del homenaje a las Cofradías, para llorar.

Y no digamos en las dos tardes del aniversario de la plaza en Bilbao. El sábado, único espada Fandiño con tres primeros toros de La Quinta, Pablo Romero y Victorino, lo que es una gesta, a pesar del sirimiri, tarde vasca, que en el norte no asusta a nadie. Pues bien, los vascos pasaron abrumadoramente del torero vasco de Orduña y del aniversario de la plaza vasca. Supongo que a Iván Fandiño, al verse en familia y lloviendo, se le irían los ánimos a los pies y así salió todo. Pero que recuerde los seis toros de Madrid, precisamente los dos en Domingo de Resurrección, qué ironía, que acabaron en sendos fracasos de Talavante o Daniel Luque (la peor tarde que he visto de único espada) y ahí están.

Y al día siguiente, con el torero preferido del pueblo vasco o al menos de la ciudad de Bilbao, Enrique Ponce, con el queridísimo en Vista Alegre y con la novedad de su nueva situación Juan José Padilla y el cada vez mejor Talavante, también pasaron los vascos con una entrada que no llegó a la media. 

Dicen que en agosto es diferente. Claro, así no habría feria, pero díganme cuántas veces han puesto el cartel de “No hay localidades” o llenado el graderío alto en los últimos años en las Corridas Generales. Se pueden contar con los dedos de una mano. La afición elige un par de días para acudir y eso que, en todo el año, no hay más -en Vista Alegre- de una docena de tardes de toros, si llega. Y después que comparen con los 70 festejos de Madrid, o más. No hay color.

Pues bien, para cambiar el curso de la temporada, los empresarios no saben qué hacer y se han inventado un tsunami de manos a manos, vengan o no a cuento. En un mano a mano se juega algo, la competencia entre dos espadas y demostrar cuál es el mejor tras enfrentamientos previos y piques. Díganme su valoración, si es que se conocen estos toreros o han toreado alguna vez juntos, del de Valencia entre Castaño y Fandiño, o el de Gijón, en el que se verán las caras con victorinos Uceda Leal y El Cid (el mejor torero con estos toros) y que no tiene el mínimo color. Después, enredados, JT, Juli, Morante, Manzanares, Castella etc en manos a manos injustificados.

Y ni mencionamos las de único protagonista, a las que llamarán estúpidamente encerronas, cuando una encerrona es una jugarreta inesperada para alguien al que se lo hacen pasar fatal (en español hay una palabra fuerte que la define y que no voy a repetir). O sea, Huelva, con Diego Ventura, en gran momento, por lo que hay que aceptar su gesta como justificada o la de JT en Nimes, en su temporada -¿temporada?- de la coña : tres tardes únicamente en Badajoz, Huelva (mano a mano con Morante) y Nimes (único espada). 

Le propongo que en 2014, si no está cansado de tanto esfuerzo, toree sólo media. Que se anuncie con otros dos espadas, que sólo lidie un toro, o lo que sea, y que se ausente de la plaza ¿para no volver?. Es tan gran torero como humorista. Sólo se puede tomar con humor o a cachondeo su temporada. ¿Temporada?. Lo que son las cosas, el gran Manuel Benítez “El Cordobés”, entrevistado por Zabala de la Serna, en “El Mundo”, el periodista más josetomasista, lo puso en su sitio. “José Tomás es un fenómeno, pero no la locomotora que tira del tren, pero torear 4 ó 9 corridas al año no es ser la locomotora”. Si acaso una anécdota y no sabía lo del chiste de las 3 en 2012. 

También es raro la de Ponce. No voy a Sevilla pero sí a Olivenza y a Sanlúcar. No a Madrid pero sí inmediatamente a Ledesma (plaza preciosa y de menor cabida que una portátil y no la llenó ni mucho menos) y a Torrejón. Doy la cara en Bilbao y estaré en Alicante…pero no me esperéis en la de julio valenciana…Un descanso, como predica, sólo en las grandes plazas.

Manos a manos en Huelva. JT-Morante y Juli-Manzanares. Y los de Morante-Manzanares en Valencia, en la temporada veraniega del Puerto (repetición del triunfal del pasado año) y en la septembrina Nimes. Y el Juli y Castella, también en la de la Vendimia francesa. Manos a manos a mogollón.

Cuando se hacen las cosas bien –sobre todo en precios y en categoría de carteles- responde el público como las primeras de Alicante y un año más en Torrejón de Ardoz. Pero Sevilla dio la espalda a Gómez del Pilar, ensalzadísimo en San Isidro. No tuvieron la menor curiosidad. Tampoco los malagueños por triunfadores de Madrid como Fandiño y David Mora, sin apenas tirón…

Apelo una vez más a la responsabilidad de los toreros. A esos que parece que se enfrentan pero simplemente van a torear juntos. Apelo a que las figuras y figuritas se echen a las espaldas las grandes ferias y las levanten. Pamplona se queda sola y coja porque Morante, Manzanares y Cayetano no quieren ir. Y Ponce dijo adiós tristemente hace años, de puntillas. Y en la de Valencia la negativa es de Ponce y JT y no se pueden tener tantas ausencias además como Juli, Talavante, Perera y Pablo Hermoso. Al vendedor de humos, Casas Productions, se le va esto de las manos.

La única solución a corto plazo es que se bajen los precios, reduzcan sus honorarios las figuras, den la cara en las grandes ferias, compitan de verdad entre ellos y dejen de enfrentarse a cuatro ganaderías, cuatro, muchas veces las del gran aburrimiento, y amplíen los encastes en sus carteles.
***