la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 27 de octubre de 2014

¡Al ataquéee! / Pedro J. Cáceres



La Tauromaquia nunca ha querido, como el dinero, ser identificada con cualquier ideología, ha sido, es, temerosa de la política. Pero, visto lo visto, hay que pasar a la acción, ¡al ataque! y la concentración de Bogotá puede ser una primera piedra de toque en un invierno frio –de cabeza- para una primavera caliente provocando en cada mitin o acto de partido cara a las próximas municipales y autonómicas que éstos se quiten la careta y se manifiesten sobre qué piensan sobre el presente y futuro de los toros para, luego, el sector, los aficionados, público en general –amante de las libertades, en contra de los totalitarismos- tengan claro cuál será su responsabilidad a la hora de depositar su voto.

¡Al ataquéee!


Pedro J. Cáceres
Crítico taurino y Periodista
La “concentración” en Bogotá para apoyar a los novilleros en huelga de hambre por el secuestro de la Santamaría y para reafirmar el sentido de pertenencia que esos chiquillos nos han despertado a todos aquellos que sentimos la Fiesta como nuestra, incluso a la gran masa que sin ser aficionada está en contra de cualquier prohibición discriminatoria, ya tiene fecha: 12 de noviembre.

Además del apoyo del “César” del toreo y de otro “emperador” como Espartaco (que ya tuvo el detalle de visitarlos hace unas semanas) se espera, y de hecho han anunciado su presencia, a todo el elenco de figuras de la actualidad y toreros varios de condición y época.

Pero esta manifestación debe ser algo más que una reivindicación profesional. La ocasión debería de aprovecharse para concienciar a la sociedad civil-taurina que lo que se está reafirmando es también parte de ella y por otro lado ese sentido de unidad, total, sería bueno que Bogotá sólo fuera un punto de partida para diseñar un calendario de movilizaciones similares para de una vez por todas exigir un blindaje real que las actuales proclamas no garantizan por mucho que se empeñen voluntariosos promotores y políticos oportunistas.

El último episodio se ha producido en Bruselas donde por los pelos no se han cargado las subvenciones al ganado bravo. Y no es que, servidor, sea partidario de, ésta y ninguna, subvenciones en cualquier orden social que no sea primera necesidad, como ver inconsecuencia en que prime producción en vez de selección en cuanto se refiere al animal de bravo; si bien doy por bueno el “totum revolutum” de ganado bovino si con ello, con los ”cachés” –exclusivamente- sería inasumible, se defiende el mayor patrimonio genético animal de una especie única que poseemos.

  • La propuesta ¿verde? No ha triunfado por muy estrecho margen. Habrá que tomar nota, y que sirva para acciones de llamamientos futuros, quienes han votado, de los españoles, en contra de las subvenciones a un producto “typical spanish”: Convergencia, Nueva Esquerra, Esquerra, Compromís, ICV, Bildu, Galega Esquerda y también Podemos, Izquierda Unida, Unió, Ciudadanos (¡Javier Nart!) y UPD (M. Pagazaurtundúa)

Tan estrecho ha sido el margen que habrá que ¡agradeceer! a Girauta (UPD) y a Javi López, Elena Valenciano (PSOE) que se hayan abstenido. 

La Tauromaquia nunca ha querido, como el dinero, ser identificada con cualquier ideología, ha sido, es, temerosa de la política. Pero, visto lo visto, hay que pasar a la acción, ¡al ataque! y la concentración de Bogotá puede ser una primera piedra de toque en un invierno frio –de cabeza- para una primavera caliente provocando en cada mitin o acto de partido cara a las próximas municipales y autonómicas que éstos se quiten la careta y se manifiesten sobre qué piensan sobre el presente y futuro de los toros para, luego, el sector, los aficionados, público en general –amante de las libertades, en contra de los totalitarismos- tengan claro cuál será su responsabilidad a la hora de depositar su voto. Y no vale aducir si tal partido, tal presidenta o presidente, alcalde o alcaldesa, comunidad, provincia o pueblo, son muy aficionados; no. Aquí, y ahora sólo cuenta el posicionamiento general de cada formación; y algunos ejemplos hablan por sí solos. 

De la misma forma que hay que exigir, con firmeza, al PP que mire de frente, y no para otro lado, en “affaires” como lo de Cataluña y su tancredismo en urgir al Constitucional un veredicto ¡ya! Y, por supuesto, explique porqué La Tauromaquia no ha entrado en el paquete de protección de Bien Cultural Inmaterial que, el viernes, firmó el Consejo de Ministros. La excusa en que se rige por una Ley propia no convence a nadie y suena a “mal pagador”.

No es momento de votar la opción menos nociva, no. Ni tacticismo pensando a quién beneficia la supuesta abstención; esa preocupación, amenaza, sí – ¿por qué no?-, se la debemos trasladar a ellos.

Es el momento de pasar a la acción y hacer política. ¡Ya!, mayo/junio está ahí mismo.

***
El Imparcial